martes, 7 de mayo de 2013

II HIPÓTESIS DEL FANDANGO DE PÉREZ DE GUZMÁN. COJO DE MÁLAGA

Dicha teoría se debe a la creencia de un sector del flamenco estudioso e investigador, el cual defiende que José Pérez de Guzmán tomo su fandango del Cojo de Málaga y que su toque abandolao demuestra su influencia malagueña.

1936.- Salvador Fernández Olea. “Suspiros de Andalucía. Homenaje al Fandango” “Es allá por los años 1918 ó 1919, cuando reaparece por Málaga un cantaor casi olvidado hoy, al que llamaban el Cojo de Málaga y al que yo recordaba de mi niñez con el nombre de “El Cojo de las Marianas” Este cantaor recupero con creces una celebridad que tenía perdida, cantando esos maravillosos fandangos de estilo personalísimo, pujante y valiente, que armaron un verdadero alboroto. En poco tiempo lograron sus coplas una popularidad tan grande como merecida y de la que fueron participes una serie de letras preciosas y cuidadosamente seleccionadas, que encajaban a las mil maravillas en el estilo alegre y vibrante del artista. Tengo una manola nueva/ con cuatro jacas castañas/ y la novia más bonita/ que calienta el sol de España/ sevillana y morenita…”

1965.- José Luque Navajas. “Málaga en el Cante” “La influencia de los cantes abandonaos llega hasta Huelva donde Pérez de Guzmán recrea y hace suyo un fandango de alosno, amoldándolo al gusto y al toque malagueño.”

1987.- Gonzalo Rojo Guerrero. “Cantaores Malagueños”- Pinceladas Flamencas. “Junto a los Cantes de Levante, Joaquín Vargas (Cojo de Málaga) domino dos tipos de fandangos, el de Pérez de Guzmán, que el propio cantaor de Jerez de los Caballeros había tomado de él, y otro hecho de la media granaina de Chacón”

1994.- Gonzalo Rojo Guerrero. “El Cojo de Málaga” XXII Congreso de Arte Flamenco. Estepona-Málaga. “José Pérez de Guzmán nacido en Jerez de los Caballeros (Badajoz) en 1985, compró con su hermano Luis la finca El Juncal, en el término municipal de Antequera (Málaga) y de su estancia por aquellos pagos, trabó amistad con Joaquín José Vargas Soto, El Cojo de Málaga. Posiblemente asegurarlo es imposible, sobre la base musical del fandango abandolao adaptaron un fandango chiquero de cuya fusión resulto un fandango de características distintas”. En realidad no se sabe bien quien de los dos fue el recreador del cante pese a llevar hoy día el nombre de Pérez de Guzmán, pero de encontrar una vieja grabación realizada en 1907 por Antonio Pozo “El Mochuelo” titulada fandango de Alonso, podríamos acercarnos más a la almendra del asusto”.

1998.- Antonio y Manuel Cabezas. “El mar, el llano y la Sierra” “Gran aficionado al flamenco, paso algunos años en su finca malagueña del Juncal, donde compuso un fandango personal de toque abandolao y por tanto emparentado con los fandangos malagueños, influenciado por su amigo el Cojo de Málaga”.

2007.- Blas Vega.- “50 Años de Flamencología” “Ahí está su estilo personal con distintas denominaciones, y su gran interpretación de uno de los más originales y bellos fandangos, el estilo que hoy se conoce como de Pérez de Guzmán, aunque para muchos aficionados sobre todo los malagueños, dicha creación se atribuye a El Cojo, que fue quien la difundió”
2012.- Rafael Chaves y Norman Paúl Kliman.- “Los Cantes Mineros a través de los registros de pizarra y cilindros” “Se trata de un conocido fandango que presenta su base musical en los fandangos de Coín y Almería. Se ha atribuido a José Pérez de Guzmán; opinión con la que no estamos de acuerdo”.

“Los registros del Mochuelo no son de 1907, como aquel asegura, sino de 1916 (hombre necio y atrevío… Pathé 2.226; 87.054). Pero además el autor se equivoca al estimar como 1925 el año de grabación de Manuel Pavón (Con cuatro jacas castañas Gramophon 652.242), ya que fue en 1914, dos años antes que el de El Mochuelo, por lo que se le debe considerársele el primero en grabarlo“.

“Volviendo a Manuel Pavón (1883-1967) este cantaor queda mas cercano a Rafael Pareja y al Cojo de Málaga, posibles fuentes en la elaboración de este cante. En este temprano registro de Maneli ya se advierte la mencionada versatilidad que se da en este estilo, pues al cerrar la serie –No necesito cuchillo- presenta una desviación clara en los dos primeros tercios del tenido como patrón musical, lo que engarza con las dos variedades que de este cante registrará El Cojo.”

“En la localidad del Alonso, el toque jamás se realizó abandolao y sí sincopao, es decir bajo parámetros de acentuación muy cercanos a lo que hoy conocemos como toque por Huelva. Así tocaron todos los guitarristas de este pueblo tan singular, desde casi el legendario Talín, y los antañones Tío Alberto, Buchón, Fernando Camisa, Gaspar el de la Plaza, Pedro Jole Jole, Tío Pedro Marroquina, Pioña, Juan Correa y Siete Cuarta hasta llegar a Sebastián Perolito, Bartolomé el Pinche y Juan Díaz. El hecho de que la mayoría de tocaores profesionales no onubenses secunden cualquier aire fandangueril en modo abandolao en las grabaciones de pizarra, no debe inducir a pensar, como así considera el autor, que todos los fandangos se acompañaban así y la prueba está en que Manolo de Huelva conocía el correcto acompañamiento de su tierra que, por el contrario, utiliza para alojar casi todos los fandangos, incluso este estilo cantado por Centeno”.

“El Cojo adaptaría sonoridades para él mas conocidas, pues la línea musical que acoge en sus registros versa en los verdiales de Coín transmitidos fielmente en la tradición de este pueblo por la Jimena (1911-2005); y el ritmo abandolao con el que siempre concurren en su interpretación establece mas si cabe una oriundidad malacitana”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario