lunes, 19 de noviembre de 2012

2º CRONICA DEL IX OTOÑO DE FUENTE DE CANTOS

RAQUEL CANTERO y su grupo de arte flamenco y el baile  de CARMEN OSADO triunfaron, el sábado 17 de noviembre de 2012, en la segunda jornada del IX OTOÑO FLAMENCO de Fuente de Cantos, este año, como hemos repetido, dedicado al Baile Flamenco en homenaje al decano del baile extremeño Antonio Silva Giles El PEREGRINO.
 Aunque de las tres disciplinas del Arte Flamenco la primera que tuvo voluntad y protagonismo para el espectáculo fue el baile, Los Canteros: Raquel, Eugenio, Cesar, Esther y Mirian, comenzaron, con la que en la actualidad tiene la primacía, el cante, con una cuidada y excelente puesta en escena, en la pusieron en evidencia con su compenetración y conjunción, sus muchas horas de trabajo y ensayo y  que son una familia que se lo pasa  bien en el escenario y se nota, y que además contagian esa familiaridad tanto a Carmen Osado, una más de ellos, por el tiempo que llevan actuando juntos, como a Francis Pinto.
Un Francis Pinto, que atraviesa su mejor momento, en la  plenitud de su toque, con  un acompañamiento brillante, medido y ajustado en los tonos y el compás, que lo han convertido en un maestro de la guitarra de acompañamiento tanto en  el cante, como  en el baile; y como digo muy integrado en el grupo de los Canteros. Tanto que a muchos les dio a pensar si no era un miembro más de la familia, tal y como ya hemos dicho que ocurre con Carmen Osado. La percusión de Cesar, Esther y Mirian, que va para artista del cante en cuanto pierda la timidez, estuvo elegante y precisa, consiguiendo eso tan difícil, de sonar y marcar sin que se note.
Comenzaron, padre e hija, con un cante al-alimón, a capela, en un preludio de como sería toda su actuación en alternancia, con aires campesinos que modernamente está reivindicando Cáceres, desde Arroyo de la Luz, tal y como lo hacen, Córdoba y Jaén, aunque justo es recordar que tanto Eugenio Cantero como el Niño de la Ribera los han llevado desde muy antiguo en su repertorio. Eugenio y Raquel nos recordaron esas tonás, con referencia a la trilla, a la siembra,  a la siega…, en desuso, por no tener éxito comercial,  y por ello quizás las menos contaminadas del flamenco, que en 1954, puso en la circulación del disco Bernardo el de los Lobitos en aquella primera Antología, grabada en Francia, dirigida por Perico el del Lunar.
Eugenio Cantero, nos transportó después, a los que ya le hemos metido más de seis a cero a la vida, a la infancia, recordando esos cantes añejos, nostálgicos y melosos, de Ida y Vuelta o hispano-americanos, de gran éxito en el primer tercio del siglo XX, interpretando la milonga estrella del Niño de la Huerta, la Romería Loreña, que él ha adaptado como la Romería Extremeña con una  letra dedicada a la patrona de Extremadura y una guajira, dedicada al recuerdo de su padre minero, CASARES, en el flamenco, que también hizo sus pinitos en el cante flamenco  y que supone la referencia o ascendencia del grupo. Eugenio, al que se le vio muy a gusto con el publico, hizo después una  serie de fandangos en los que recordó a Cepero, al Pichichi-Chozas y a Manolo Fregenal en sus tres estilos y todavía tuvo recursos para, de pié, hacer dos fandangos de Huelva, el ultimo al estilo y forma de Paco Toronjo y remato su actuación, con todo un coro que lo arropaba, recordando a Chano Lobato por tanguillos.
Raquel Cantero comenzó su interpretación en solitario con tres malagueñas en las que recordó los estilos de la Trini, el Canario y que remato a ritmo por Juan breva y después recordando el bicentenario de la Pepa, que se está celebrando en Cádiz, hizo un saleroso y rítmico cante por caracoles que fue muy aplaudido. Remató su actuación, muy entregada,  por siguiriyas, que hizo con fuerza y dramatismo, demostrando que ha alcanzado ya un grado de joven madurez, con dominio de los tonos y el compás,  que le da gran seguridad en la interpretación de cualquier estilo del flamenco. Nos gustó Raquel especialmente por caracoles y siguiriyas y sobre todo en la soleá por bulerías que hizo acompañando al primer baile de Carmen Osado.  
En el intermedio del alterne de cantes descrito de Raquel y Eugenio,  sin solución de continuidad, apareció el BAILE de CARMEN OSADO, después de una introducción recitada de Eugenio con el poema al cante de Emilio González Hervás, que le dio todavía mas solemnidad, si cabe, al toque por soleá de Francis Pinto, que después aceleró el ritmo con el cante de Raquel, que para mi fue, junto al baile de Carmen, lo mejor de la noche. CARMEN OSADO reivindico con su arte el papel del baile en este OTOÑO, haciendo un majestuoso baile por solea rítmica en el que demostró su maestría y puso en evidencia su preparación y conocimiento de la danza española y flamenca. Carmen, en plena madurez, soltó toda esa esencia de arte almacenada en su rica y extensa trayectoria.
El broche  de la noche fue el baile que le reservaron, con el que se cerró el recital y fue ese baile estrella de los antiguos cafés cantantes, las alegrías, en el que dio toda una lección de limpieza en el juego de pie, recreándose en la escobilla, en el braceo y el ritmo y haciendo este baile como corresponde a su procedencia, airoso y saleroso, magníficamente acompañado por el cante de Raquel, el magistral toque de acompañamiento de Francis y la percusión de los Cantero, que pusieron al publico en pié. Carmen estuvo en maestra conjugando esas dos virtudes que atesora después de su dilatada vida artística: fuerza y conocimientos, con un baile en el que mezcla tradición y vanguardia, fuerza y fineza y madurez y osado atrevimiento.
Y de postre, el remate generoso con el que Raquel le dio sentido al homenaje del Peregrino, con el baile, pegándose unas pataítas por bulerías, que pusieron de manifiesto el mucho trabajo y estudio que le ha echado a su preparación; primero sola y después acompañada por Carmen, que pusieron colofón a esta mágico recital con todas las disciplinas del arte flamenco conjugadas.
El IX OTOÑO FLAMENCO continúa su marcha in crescendo, con mucha calidad y ya esperamos con entusiasmo,  al fuentecanteño JESÚS MORENTE, para el próximo día 24.
Fuente de Cantos, otoño flamenco del 2012.  
            Francisco Zambrano Vázquez
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario