domingo, 1 de julio de 2012

RESPUESTA A UN AFICIONADO. "SOBRE EL FANDANGO DE LA PARRALA"

Pepe Marchena dijo en 1972 en una conferencia que impartió en la Universidad de Sevilla, “ Los fandangos naturales comenzaron en el año 1923, cuando vinimos Chacón y yo a la Plaza de Toros de Huelva a un concurso célebre, donde cantó el Gloria, Manuel Torres, Chacón, El Niño Medina, todos esos cantaores de aquella época eran eminentes.

Pepe Marchena se refiere a un concurso que se celebro los días 21 y 22 de Julio en 1923 en la Plaza de Toros de Huelva, donde cantaron artistas locales Rengel, Rojas, El Cuchillero, El Petaca, El Serranito, de las grandes figuras cantaron Caracolito, Centeno,  Chacón y Manuel Torres.

Romualdo Molina en su estudio del Fandango publicado por Ediciones Tartesos-Historia del Flamenco, manifiesta que aquel célebre concurso celebrado en Huelva, los días 21 y 22 de Julio, fue decisivo para el nacimiento de los Fandangos Naturales, debido a que las figuras del cante eran incapaces de dar el dejillo propio de la tierra tal y como hacían los cantaores locales, pero que a cambio le imprimían aportaciones personales transcendentales que resultaron ser todo un acontecimiento para el publico.
 Los grandes cantaores que no estuvieron presentes en ese concurso siguieron la estela de los anteriores y se comenzó a fraguar un nuevo cante, con tal éxito que llego a alcanzar en las dos siguientes décadas la máxima popularidad en el mundo flamenco y se convirtió en el cante mas grabado.

Parece ser que en ese concurso se canto como fandango popular de Huelva una versión popular bailable de una Malagueña que  Chacón, Manuel Torres y todos aquellos cantaores que habían vivido el flamenco a finales del siglo XIX, atribuían a una cantaora que 40 años atrás había conquistado el mundo flamenco, La Moguereña “Dolores La Parrala”

Estos datos de Romualdo Molina están en concordancia con lo expresado por Manuel Yerga en XV C.N.A.F. Benalmadena de 1987 que recordó a la cantaora moguereña Dolores La Parrala, manifestando que a ella se le debe la enorme difusión  que tuvo en la provincia de Huelva, el fandango campero de aire abandolao de la comarca de Verdial, en la segunda mitad del siglo XIX, manifestando que supo recoger los aires malagueños y llevar a su tierra ese fandango y difundirlo con tal profusión que raro era el hombre que no lo cantaba.


De la misma forma presenta concordancia en palabras también de Manuel Yerga Lancharro, al emparentar a Rengel con Dolores la Parrala, al indicar que Rengel, siguió las huellas entre otros de Antonio Silva “El Portugués” que fue el mejor discípulo de Dolores La Parrala.

Dolores Parrales. Esta portentosa cantaora moguereña popularizó otro fandango de Vélez, concretamente el campero, con tal profusión, que raro era el aficionado onubense, de aquella época, que no lo cantaba mientras desarrollaba sus faenas agrícolas. Después de « La Parrala» pocos continuadores profesionales tuvo este tipo de fandango abandolao, siendo «Fernando el de Triana» y Antonio Silva «El Portugués», que yo sepa, los únicos que continuaron cantándolo. Más tarde, Manuel Torre y el «Niño de Cabra» hicieron de este cante algo digno de ser escuchado y por supuesto digno de ser propagado.
MANUEL YERGA LANCHARRO 1981. Revista El Candil



Asimismo Romualdo Molina, manifiesta en el Libro de Recuerdos y Confesiones del Cantaor Rafael Pareja, que hoy día nos podemos aproximar al cante de Dolores La Parrala a través de Rengel e igualmente indica que con Rengel nos llega el rastro de una de las malagueñas de La Parrala, convertida en fandango de Huelva primero y en fandango natural después.

Igualmente y ya que vamos a hablar de fandangos naturales y personales, tomaremos como ejemplo el cante por fandangos de Tomas Pavón de 1927 con la letra “Amapolas de un trigal” como el fandango de La Parrala ya que Tomas mantenía una muy buena relación con Rengel y le encantaban sus fandangos, así lo refiere Manuel Bohórquez en su libro “Tomas Pavón” el príncipe de La Alameda.

Pavón, Tomás- 1927- [REGAL]- Amapolas de un trigal- FANDANGO- Niño Ricardo. En la versión de Tomas, se notan los aires ligados del fandango de Huelva, sus tercios son más ligados y su final es muy característico.

Torre, Manuel- 1929- [ODEON] - Del nido fui y la cogi-FANDANGO Miguel Borrull. En la versión de Manuel Torres, es más lenta y recorta que la anterior, esta ejecutada con más semblanza, sus tercios mas recortados, presenta un final distinto que aun hoy día se mantiene cuando lo ejecutan los cantaores jerezanos

Carbonerillo, El- 1929- [REGAL]- Mi jaca de muerte herida- FANDANGOS- Niño Ricardo. En la versión del Carbonerillo el ataque de los tercios se hace a tonos más altos, parte el primer tercio con el fin de enfatizarlo más y los finales de los tercios presentan más melismas el último tercio realiza una bajada tonal-mantenida con un final distinto a las versiones anteriores

Manuel Vallejo-1929- [ODEON ]- Ni Carmela ni Pilar- Miguel Borrull. Con Manuel Vallejo, llega la plenitud y la grandeza de este fandango, la personalidad de Vallejo, cambia por completo este fandango pero mantiene la base melódica del fandango de La Parrala, aquí los tercios están más recargados de melismas, se ligan más los tercios y su final es completamente distinto fiel a su forma. 




Tomas Pavon-Manuel Torres-Carbonerillo-Manuel Vallejo


Es esta grabación se observan los aires del Fandango de La Parrala, con la variantes personales que imprimen cada cantaor.


PericodelaPaula

No hay comentarios:

Publicar un comentario