sábado, 28 de abril de 2012

LOLO IGLESIAS "BADAJOZ ES REPUBLICA INDEPENDIENTE DEL FLAMENCO"


Lolo Iglesias, (Manuel Iglesias Segura, 1959 Badajoz) nada más llegar, me recibe con una pataíta por bullirías. Puro arte. Lolo es divertido, imaginativo, gitanófilo, «el eco es de bronce, porque es de ellos, a mi me gusta más el cante gitano» y un apasionado de los personajes, y aficionados que han 'colmao' a Badajoz de arte flamenco. «Son importantes porque le han dado 'flamencura' a la ciudad. Son los que han hecho que Badajoz sea una ciudad flamenca por los cuatro costados. Esta ciudad rezuma flamenco, en el carácter, y es flamenca no solo por Porrina, ni por Manolo de Badajoz sino por esos aficionados, esos personajes y profesionales que han quedado en el olvido».
Son los mismos que ha rescatado, que ha encontrado y con los que se ha reconciliado en su libro 'Badajoz, Ciudad Flamenca' editado por la Diputación de Badajoz y que el próximo 11 de mayo presentará en 'Casa Patas' en Madrid.
-¿Que podemos encontrar en su libro?
-La historia del flamenco en nuestra ciudad a través de las distintas etapas: época dorada, los cafés cantantes, los tablaos..., con personajes desconocidos que los aficionados han quedado en la noche del olvido..., por ejemplo, Mr. Lauri que era un bailaor que estuvo quince años bailando en 'El Paralelo' de Barcelona y que bailaba en los saraos por derecho, por soleá, encima de las mesas. 'El Nervio' que ha bailado en los mejores sitios, un bailaor que es flamenco puro, que ha mamado el flamenco de la calle, el auténtico... A nosotros se nos conoce y se nos reconoce gracias a nuestros tangos y jaleos. Son del pueblo gitano y a ellos se lo debemos. Que por lo menos quedemos claro que son de ellos, que para cantarlos tiene que sonar gitano. Hay cantaores que lo hacen muy bien, pero de verdad, María Isabel, tiene que sonar gitano. Antes estos cantes eran más rápidos, se hacían con el bastón y el Porrina de Badajoz fue el que los ralentizó. A mi me gusta mucho el cante, por eso siempre hay que escuchar, pero muero por el cante gitano, el cortito y con pellizco. Hay cantaores de Badajoz como Pedro Cintas y Esther Merino que cantan de lujo y como el libro se centra en la capital no hablamos de Raquel Cantero o Miguel de Tena que también son 'pa morirse'. Nos centramos y hablamos de Alejandro Vega, La Kaíta o el nuevo valor Paulo Molina que hace los cantes autóctonos como considero que se deben hacer.
-¿Qué descubrió escribiendo 'Badajoz, ciudad flamenca'?
-A todos esos personajes de los que le hablo... ya cuando investigaba para mi anterior libro 'La Barbería de las Sonantas' descubrí locales, actuaciones, gente que pasó por aquí...etc, y fue cuando pude acercarme a esa época de los cafés cantantes como el de Silverio Falconetti...etc. Con el libro quiero poner de manifiesto que todas las músicas que han influido en que el flamenco sea la expresión artística que hoy conocemos se han dado en Badajoz. Desde el carácter heredado de los tartessos, hasta lo sefardí, los cantes árabes.. todo se ha dado aquí... deberíamos hablar en vez de como decía Mairena del arte gitano-andaluz, del arte gitano sureño, porque Extremadura tiene mucho que decir en todo esto. El flamenco no es exclusivo de Andalucía.
Me cuenta que ha venido en su 'camella'. Una bicicleta negra de los años 50 que él mismo ha restaurado y que encontró tirada en los sótanos de la zapatería Zapata. «Mira que arte, le he puesto BH con las letras que se pegan en las cintas de las coronas de los muertos. Mi María (habla de su mujer constantemente) que es muy gitana, me decía: ¿esto le vas a poner?, ¿y ahí te vas a montar?'». Y Lolo de repente se levanta de la silla se va a la bici y le toca el timbre, ¡quieta!, responde, 'tiene arte para reventar Maria Isabel'. Él también. Familia de Adelardo Covarsí y de Enrique Segura Otaño es un artista enamorado del arte.
LOLO IGLESIAS. FOTO CASIMIRO.
-Yo soy un 'enrrea', toco la guitarra portuguesa, el laúd árabe, el saxo alto, la guitarra flamenca.. etc. Toco mucho con mi mujer, de la familia de los Cabrera, mi María que da su pataíta por bulerías que da gusto. Ella me ha ayudado mucho con el libro. Recuerda los cantes de 'La Picuriña', ese cante... 'porque la culpa la tuvo el pañero, se ha llevado a la niña de la tía Consuelo' y eso se pierde... 'El Pañero' era de Béjar... ahora el cante se hace de otra manera, pero la letra te aseguro que es así. Mi suegra también me ha ayudado mucho. Me ha hablado del ambiente de la Plaza Alta, también he conseguido mucha información tirando de hemeroteca, en la Sociedad Económica..., con muchas noticias de actuaciones de gente de Badajoz'.



-¿Cuales son los primeros recuerdos que tiene del flamenco?
-Mi padre me llevaba al Auditorio, allí he podido ver a Los Habichuelas, al Farruco, al 'Biencasao' que estuvo de fiesta cinco días en su boda, de ahí el nombre.., Yo veía aquello y me llamaba mucho la atención. Nos poníamos una mantita por las piernas, muchas veces me dormía, pero tuve la suerte de ver a don Antonio Mairena sin ser muy consciente aún del valor que tenía aquello. Tendría ocho o diez años. Mira, Maria Isabel, en esto del flamenco hay opiniones para todo, y grandes estudiosos, por ejemplo Simón 'El Niño de la Ribera'. Nadie debe olvidar que fue el primero que llevó a un congreso los tangos y jaleos extremeños, como pongo en mi libro. Tampoco olvidemos a Joaquín Rojas, Eulalia Pablo Lozano, Paco Zambrano a quien finalmente reconocieron su trabajo en pro de nuestros cantes autóctonos, Perico de la Paula con su trabajo sobre los tangos y jaleos con premio nacional o Raquel Cantero otra gran estudiosa que termina pronto el doctorado en flamenco, o Manolo Prieto de Mérida. Badajoz ha dado hasta grandes poetas como Carlos Lencero, mi gran amigo al que acompañé hasta el último momento.
-El flamenco, ¿se puede aprender?
-Si se puede aprender, pero una cosa es entender y otra ejecutarlo. Puedes ser un buen aficionado y no saber hacer medio tercio, por no tener oído musical. Lo que hace falta es escuchar mucho, irse a fiestas, pisar muchas peñas flamencas..., hoy en día se se escucha flamenco en los grandes auditorios y allí se pierde la esencia. No es lo mismo una guitarra amplificada, que escucharla al lado de uno... como en la época de los cuartos de cabales... escuchar mucho para saber discernir de lo que tiene calidad o no, siempre desde la subjetividad. Mi padre moría con Calixto Sánchez, yo lo valoro pero, sin embargo, siendo de la misma quinta soy más 'camaronero' que 'calixtero'.
-¿Que esperas del aficionado madrileño el 11 de mayo?
-Que sepa reconocer la importancia de Badajoz en el flamenco, dentro del panorama nacional y, sobre todo, me gustaría delante de ellos recordar a Justo de Badajoz que murió y su fallecimiento pasó desapercibido. El último representante de la Dinastía Álvarez Sorube 'Los Badajoz', que fueron la escuela de guitarristas más importante que dio la ciudad siendo Justo, el hijo del gran Manolo de Badajoz.
-Por último Lolo, ¿tenemos entre nosotros un nuevo 'Porrina de Badajoz?
-No, ese artista es irrepetible.
«Los tangos y jaleos son del pueblo gitano y a ellos se los debemos, que quede claro»
«Yo soy un 'enrrea', toco la guitarra portuguesa, el laúd árabe, el saxo alto, la guitarra flamenca...»

Mª ISABEL RODRÍGUEZ PALOP

PEDRO CINTAS EN ZAMORA


XVI Noche Flamenca de San José Obrero: LA TENAZ ASOCIACIÓN DE VECINOS LE HACE UN CORTE DE MANGAS A LA CRISIS

1-pedro-cintas.jpg
Y así es, después del esfuerzo multiplicativo que unos y otros  -junta directiva dignísimamente encabezada por Ángel Calleja y apoyada por innumerables vecinos- han tenido que hacer para poner en programa unas enjundiosas fiestas patronales, en las que como viene siendo preceptivo no falta el flamenco de altura.
Y a eso voy, al flamenco por derecho. Un cantaor que, aunque despacio, inexorablemente está llamado a ser referente de generaciones venideras. Pedro Cintas Rodríguez, pacense de La Albuela, de treinta y seis años, nieto de Francisco, hijo de Pedro y sobrino de Ventura, todos ellos cantaores aficionados que emulaban a la perfección al rey de la Ópera Flamenca, el eximio Pepe Marchena. Qué duda cabe que a pesar de lo cuestionado que pueda resultar el marchenero es una garantía de calidad.
Ese es el equipaje con el que nuestro cantaor de hoy inicia el camino a los veintidós años en la peña “La Antigua de Mérida”, para nutrirse y crecer día a día con Manuel Torre, Antonio Mairena y sobre todos los demás con Calixto Sánchez.
Actualmente estamos ante un cantaor hecho, redondo y dominador de las formas desde las facultades musicales y desde el conocimiento. Decía Federico Vázquez hace cuatro años en sus “Flamengrafías”: “Poseedor de unas facultades vocales con una fuerza tremenda que le hacen, a veces, rebosar algo los cantes”. ¡Que forma más bonita de decir que tenía dificultades para controlar su torrente de voz! Pues bien, eso ahora es agua pasada. Pedro Cintas es un auténtico dominador de los tonos bajos y medios sin perder un ápice de los altos. Y por supuesto de los silencios, por eso es un cantaor para paladear en los matices melismáticos de los palos a compás, pero también en los minero levantinos, con los que primero se inicio. Soleares, seguiriyas, tangos, malagueñas, cantiñas o mineras suenan en la voz del pacense a música celestial. Y eso por no hablar de la saeta, cante en el que desde hace tiempo se ha revelado como un auténtico maestro. Pedro Cintas es la primera vez que canta en Zamora y lo va a hacer en San José Obrero.
El cante estará acompañado por la sonanta de uno de los flamencólogos más jóvenes y avezados del panorama nacional, Perico de la Paula, quien mejor que nadie transfiere su pozo de sabiduría flamenca a la líquida musicalidad de la bajañí.
Además del atractivo que supone el espectáculo musical, apuntar la probabilidad de que una delegación de profesionales de la salud mental de Kazajistán, en visita de trabajo por nuestra ciudad, nos honren con su presencia.

Felix Rodríguez Lozano

FINALISTAS EXTREMEÑOS EN EL CONCURSO DE GUILLENA


El cantaor extremeño Juan Carlos Sánchez y la bailaora extremeña La Parreña, finalistas en el concurso de Cante y Baile de Guillena 2012.


La final de dicho concurso se celebrara el proximo día 04 de Mayo, en el local de la Peña Flamenca de Guillena.


sábado, 21 de abril de 2012

ESTHER MERINO 1º PREMIO EN ALHAURIN DE LA TORRE


La cantaora extremeña Esther Merino se alza con el 1º premio del XXXII Concurso de Cante Flamenco " Mirando a la Torre " de Alhaurín de la Torre ( Málaga )
Como ganadora, participará el proximo 16 de junio de 2012 en el festival de la "TORRE DEL CANTE" en Alhaurin compartiendo escenario con Pansequito, Capullo de Jerez, Marina Heredia, entre otros...

martes, 10 de abril de 2012

EXPOSICIÓN MUNDO FLAMENCO. PACOLEGA




El pasado día 30 de Marzo de 2012 se inaguró la exposición fotogáfica. Mundo Flamenco. Del extremeño afincado en Leganés, Paco Garcia; "Pacolega". El lugar de exposición; el Café- Sala La Invierna de dicha localidad.
Una presentación que contó con importnte número de gente y a aficionados al flamencos al tiempo que se amenizó con la actuación de la cantaora Silvia Troncoso y el guitarrista Bruno Roldán.
Dicha exposición continuará hasta el dia 21 de Abril y posteriormente se trasladará a la población de Guadarrama y Alcobendas.
Mucho éxito amigo Paco.





viernes, 6 de abril de 2012

MARA ALEGRE "SOLO ME QUITO EL TRAJE DE FLAMENCA ANTE UNA SAETA"

Que su arte me perdone, pero a mi lo que más me llamó la atención de Mara Alegre (Tamara Alegre, Cáceres, 1987) a primera vista fue su traje de flamenca, sobre la silla de enea. Que una cantaora se vista de bailaora para desnudar su arte me produjo una maravillosa impresión. Luego vino su arte, su alegría y su buena disponibilidad. Encontrarnos y esta página, vino sola.
 
-Cuénteme por favor, como soltó el tambor de la Banda de Cornetas y Tambores de la Sagrada Cena de Cáceres, y se puso a cantar saetas...
-(Se ríe) Si, la verdad es que yo con nueve años tocaba el tambor en la Banda, pero mira, gracias a eso fui descubriendo cuando íbamos de pueblo en pueblo, las saetas. Me llamaba la atención el sentimiento, todo lo que se vivía alrededor de ese cante. Yo antes no sabía cantar nada, pero Simón García 'Niño de la Ribera' (su profesor desde entonces) puso en marcha una escuela de saetas, y me apunté. Hizo una pequeña prueba...y aquí estoy.
 
-Pero, ¿cómo se 'prueba' a cantar una saeta?
-No, no. Me hizo cantar cosas diferentes, ten en cuenta, ¡que no tenía ni idea!. Canté una canción de Niña Pastori. Luego empecé a cantar saeta extremeña.
-No tiene nada que ver con la andaluza. Empezó cantándose en los conventos, con las monjas, y a raíz de ahí nace la saeta llana o extremeña, es lo mismo. Aunque en los pueblos de la provincia tiene matices diferentes, mantiene una estructura.
 
-¿Y cómo es esa estructura?
-Todas tienen cuatro estrofas. Esta saeta es más sencilla y más pausada, más monótona, pero no sé explicarte, ¡la explico mejor cantando!
 
-Ya que empezó con un cante primitivo, ¿ha seguido explorando por ese camino?
-Si ,si, de hecho después de la saeta llana empecé con la carcelera, después con la saeta por seguiriyas y después le metí el cambio que tiene por debla, martinete.
-Bueno, hoy en día canto de todo, aunque lo que creo que mejor se me da son las saetas siguiriyas, pero nunca dejando las de mi tierra que siempre entran en mis recitales, sobre todo, para que la gente las conozca.
 
-Instrúyanos, ¿cómo nos explicaría una saeta por siguiriyas?
-Se diferencia en que tiene muchos lamentos, muchos 'ay, ay'. Hay que tener mucha fuerza y cuesta mucho, porque mantiene mucho los registros.
 
-Siempre va con tonos altos.
-Hay que cantarla con fuerza, con sentimiento. Para cantarla te tiene que gustar mucho este cante, hay que ponerle muchísimo sentimiento.
-No, no. Las saetas no las canto con traje de flamenca. Las hago o con vestido negro, con mantilla o con traje de chaqueta. Con ir en esa fecha de negro,..., es un gesto con el que le damos respeto, importancia a esa situación. Es cuando el Señor muere..., y a mi siempre me han inculcado ir así. Es una forma respetuosa de vestir ante una procesión, porque las saetas van dirigidas a las Imágenes, pero solo me quito el traje de flamenca ante una saeta.
 
FOTO: MARISA NUÑEZ
 
 
-¿Es recomendable comenzar una carrera artística con los cantes primitivos?
-Si, es lo principal. Primero hay que estudiar lo de quien los ha creado, y una vez que te sientas cómoda, les das tu pellizco, porque luego me gusta ser yo misma, no parecerme a nadie.
 
-¿En qué momento profesional se encuentra ahora?
-En la etapa de seguir estudiando mucho, porque me queda mucho. Tengo conocimientos, pero tengo que saber desarrollarlos todavía. Todos los palos no los toco.
 
-¿Cuál se le resiste más?
-Creo que los cantes más puros. Para mi son todos difíciles, pero siempre hay algunos que se 'atrancan' más, lo que es una soleá, una taranta.. , me pueden costar más...
 
-¿A donde le gustaría llegar?
-Me gustaría llegar a.. ¡a lo más alto del flamenco!. 'Las Minas', y el 'Porrina de Badajoz' son dos de mis objetivos, pero en realidad lo importantes es aprender día a día, y que la gente vaya valorando tu cante, para llegar a ser una gran cantaora. Una, se debe al público.
 
-¿Cáceres es cantaora?
-Claro que sí, hay muy buenos cantaores en Cáceres, el Niño de la Ribera, el Niño de la Pizarra (su padre era el Niño Alcántara), Raquel Cantero o Javier Conde, guitarrista. Badajoz tiene más peso en el flamenco extremeño por las figuras que ha dado, por el número de peñas, aquí en Cáceres solo tenemos tres, aunque con muy buena afición. En realidad, no deberíamos mirar nuestro flamenco por provincias, sino por nuestra región, que ya de por si, tiene mucho que decir en este arte. Es verdad, míramos demasiado las provincias...
-No, yo creo que no, ¡ni mucho menos!. No, no. Aparte esa chica se lo ha llevado porque vale muchísimo. Lo poco que la conozco, veo que para la edad que tiene sabe lo que quiere, es muy sencilla. Si la ha ganado es porque se lo ha merecido
-Con unos fandangos, que son muy cortos, ¡por eso de los recortes de la crisis! (se ríe)
-Un toque por alegrías, ¡para animarnos a participar!, aunque he de reconocerte que no me gusta la política.
-Más publicidad. Estaría bien dar clases extraescolares de este arte, porque si las hay de piano, flauta, etc, ¿por qué no darlas de flamenco?, charlas por colegios, universidades.., para que la gente conozca bien el flamenco, aunque así y todo, hay mucha difusión de nuestro arte. Hay que reconocerlo.
-Echo de menos más unión entre cantaores, entre los artistas, también, mayor número de festivales. La verdad es que realmente echo de menos, más unión entre todos los que formamos este mundo.
 
-A Mara la cantaora no le pregunto, le pregunto a Tamara. Con 22 años que tiene, ¿qué música escucha en su móvil?
-Flamenco hija, flamenco de verdad.
 

RAQUEL CANTERO "EL PATRIMONIO VIVO DE LOS SAETEROS"

EL ESTUDIO, DE MAS DE 1.000 PAGINAS, RECUPERA SONIDOS DE CANTAORES DE LA CAPITAL Y LA PROVINCIA

Artista e investigadora, la cacereña Raquel Cantero obtiene en Sevilla la máxima calificación por la primera tesis dedicada a la saeta extremeña, tras 7 años de trabajo

Cuando era niña, Raquel Cantero iba de radio en radio luciendo su arte, nacido de una familia de cantaores en la que sus padres han sido siempre su mejor ejemplo. Aquella jovencita que luego se convertiría en artista ya es una mujer que viene de lograr lo que nadie había conseguido: el reconocimiento de la Universidad de Sevilla por su tesis doctoral sobre la saeta en Extremadura, con la que obtuvo la máxima calificación de sobresaliente cum laude tras la defensa que realizó ante el tribunal el pasado 30 de marzo.

Con la satisfacción del trabajo bien hecho, atrás quedan siete años de trabajo para esta licenciada en Humanidades por la Universidad de Extremadura, que ha convertido en un sueño hecho realidad esta primera investigación sobre la historia del cante popular en la región. Esa doble faceta de cantante e investigadora empezó a tomar forma cuando finalizó la carrera en el 2002. Logró una beca de la Junta para ampliar estudios musicales en la Fundación de Arte Flamenco Cristina Heeren en Sevilla y fue una de las primeras en atreverse con el doctorado en Flamenco.

Antes de entrar de lleno en el estudio de la saeta en Extremadura, Raquel Cantero presentó en el 2007 su tesina sobre este género en la capital cacereña, que le abrió la puerta para completar una investigación a la que, afirma, "se ha dedicado en cuerpo y alma".

FOTO: RUFINO VIVAS


Una labor pionera

Orgullosa por haber sido "pionera" con este primer estudio, dirigido por Eulalia Pablo Lozano, Cantero partió de los cantes que, por Semana Santa, escuchaba en Los Adarves a históricas como Teresa La Navera, analizando "la saeta antigua que se cantaba en Cáceres, con el objetivo de verificar si se trataba de un palo autóctono o no". Este trabajo se ha acompañado con el recorrido que realizó por la provincia buscando muestras de sonidos, "rescatando algunos desconocidos y otros que se están perdiendo".

Consciente de que la labor de campo ha sido fundamental para lograr concluir la investigación, Raquel Cantero reconoce sentirse afortunada por "la generosidad infinita" que, dice, "le ha mostrado una vez más el pueblo extremeño" en las visitas que hizo pueblo a pueblo.

De entre todas las conclusiones de la tesis, la investigadora hace hincapié en que la saeta antigua que se canta en Cáceres "presenta un patrón melódico muy similar al de otras primitivas de Andalucía y otras provincias", aunque con particularidades como que todavía se interprete a coro. Asimismo, destaca que ha podido recuperar una serie de saetas que responden a un formato romanceado, "partiendo de una teoría que apunta a los romances populares como una de las fuentes primigenias de las que se desgaja la saeta y que aún se conserva en algunas localidades extremeñas".



Un análisis comparativo

En comparación con la flamenca, el estudio de Cantero arroja también que la regional "no tiene nada que ver con ella porque está en un estado previo". En este sentido, afirma que el valor de la extremeña no radica en su originalidad sino en que la región "aún se conserva algo que en otros sitios se ha perdido".

Preguntada por su salud, la investigadora responde que "en Cáceres la saeta permanece plenamente vigente" gracias a las voces de Semana Santa, un hecho que también se extiende a otros municipios de la provincia y que, en otros casos, se conserva gracias a personas concretas que mantienen vivo este palo. "De lo que más orgullosa me siento es de haber logrado rescatar esas muestras para dejar constancia de cómo sonaba la saeta en un determinado pueblo gracias a una determinada persona", explica la autora de la tesis.

En el estudio aparecen los nombres de más de 50 saeteros, ejemplos de una tradición que conservan personas mayores, "grandes depositarios de esta tradición oral", como les define Cantero, que subraya el carácter de "canto popular" de la saeta extremeña. "Habrá pueblos dondesaparecerá cuando ellos mueran, pero este trabajo la conservará", asegura.

Pero culminar el objetivo no fue una tarea fácil. No encontró bibliografía sobre la saeta extremeña y tuvo que acudir a las hemerotecas. "La búsqueda de nuevos datos ha sido muy dura", reconoce la investigadora, que hizo muchos kilómetros, en ocasiones, con un resultado infructuoso porque, recuerda, "la saeta solo se canta siete días al año. Iba a un pueblo a esperar que alguien se arrancase y a veces me tenía que venir de vacío". Del momento de la defensa ante el tribunal de la Universidad de Sevilla, recuerda que fue de "muchos nervios y emoción" porque suponía exponer el trabajo de siete años de su vida.

En cuanto a lo que ha aportado la tesis a su vertiente artística, Cantero apunta que ha ampliado su visión de la saeta antigua, hasta el punto de haber aprendido esas muestras después de haberlas transcrito con su partitura correspondiente. "Llevo cantando saetas desde niña. Me enseñaron mis padres y recuerdo a muchos saeteros como Simón García El Niño de la Ribera, a Dieguino de Cáceres o Teresa La Navera", dice la investigadora cacereña.

Lamenta también que este patrimonio no se haya conservado como merecía en la provincia, ni siquiera incluyéndolo en los cancioneros populares, a diferencia de en la capital. Por eso su estudio tiene aún más valor, por ser un patrimonio vivo de esas voces que quedarán guardadas para siempre en más de 1.000 páginas.

CARLOS ORTIZ
http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/el-patrimonio-vivo-de-los-saeteros_646669.html