sábado, 4 de febrero de 2012

Tertulia en la Peña Flamenca de Fuente de Cantos.- 28-01-2012
En Fuente de Cantos, el 28-01-2012, degustamos las dos formas actuales de exponer el flamenco: La clásica y la moderna.
Efectivamente, en la decana sede de las peñas extremeñas, sita en Esperanza 2, en pleno centro de Fuente de Cantos, pudimos escuchar estas dos formas de interpretar que superviven en la etapa, todavía, de los Festivales y Peñas Flamencas, en la actualidad: la clásica, que comandaron, con el neoclasicismo a partir de 1956, los dos “Antonios” , el de Mairena y el de Puente Genil, en la voz de un veterano cantaor cordobés, Rafael Ordoñez, que tiene el cante sobrio y desnudo, lleno de la verdad de la voz natural, que dio todo un recital, llevando el cante al limite de sus facultades. Rafael es un claro exponente del cantaor, conocedor, largo y completo que no tuvo la suficiente suerte par ponerse en primera línea pero que no desmerece en nada de lo que interpreta. Estuvo acompañado por Luis Calderito, que es un auténtico todo-terreno de lujo, con una guitarra de gran potencia y sonoridad y que tiene la virtud de hacer que lo difícil parezca fácil. Hizo uno de los mejores acompañamientos que recordamos en esta peña, muy valorado por los dos guitarristas locales, Domingo y Manolín.
La moderna, la que abrieron Camarón y Paco de Lucia y Morente, Mercé ….y a sigue con la actualidad de Poveda…., estuvo representada en la voz de un jovencísimo, cantaor de Huelva, Alfonso Corbi, con muy buenas hechuras, con compás, gusto y conocimiento, para su juventud, acompañado por una guitarra moderna, que ya conocíamos, de cuando vino con Rocío Márquez, Manuel Rodríguez, perfectamente ajustado a esa forma de exponer, con dominio de todo el diapasón y sintonizando muy bien con Corbi, en los paradas , silencios y cambios. También con ellos, a la percusión, Pepe Toscano, sobrino del amigo Antonio, que se nos fue en el verano, que utilizó el bongo y el cajón peruano, como hay que hacerlo, sin notarse.

Abrió la tertulia , Alfonso Corbi y lo hizo por malagueñas del mellizo, que remató por rondeñas y abandolao y después de forma muy inteligente, paró el cante y el toque, sabiendo donde pisaba, y concluyó con él fandango de nuestro paisano Pérez de Guzmán, que hizo valiente un fandango folclórico de Huelva , allá por el principio del siglo XX. Siguió con soleá por bulerías y cerro la primera parte con un largo cante por tangos en el que se templó recordando a Morente y con él se entró de lleno en los tangos de Badajoz; después se pasó a Sevilla donde se acordó de Pastora Pavón y del Titi de Triana.
La segunda parte, la abrió Corbi por cantiñas y empezó templándose con la estrofa con las que se terminan las cantíñas (alegrías ) de Córdoba, “…..rosita y clavel”. Después empezó con el tirititran de Ignacio Espeleta por alegrías, para pasar a las romeras y las cantiñas del Pinini, despidiendo el amplio recorrido por cantiñas, que llevaron muy a compás, con el famoso titirimundi.
Cantó después por siguiriyas, y aunque se vació, rematando con el macho de Juan Junquera, para este cante demostró que todavía está verde para alcanzar la fuerza dramática que requiere. Se soltó después por bulerías, también muy a compás, y la remató acordándose del genial, Miguel Vargas Jiménez, Bambino y su “corazón loco”. Y cerró, como no podía ser de otra forma, y a petición, por Huelva, con los fandangos de su tierra. Empezó por el más flamenco, por Rengel y siguió por Valverde, por la capital y se acordó, muy flamenco, de don Paco Toronjo y sin parar se cuadro con entrada por siguiriyas por el Alosno y metió a los socios a cantar el estribillo: “Vente al Alosno niña-…” para rematar con dos fandangos valientes del pueblo de las “comisiones”. Fue un gustado ver la compenetración y el dominio de Manolo Rodríguez, cambiado arriba y abajo, según el fandango y transportando los tonos sin tener que utilizar la cejilla, demostrando el dominio que valoramos al principio. Fue un final muy choquero y flamenco que los asistentes valoraron con sus aplausos. Enhorabuena a Corbi y su acompañamiento.

Rafael Ordoñez, inició su actuación en la primera parte con un largo recorrido del cante por soleá que comenzó por Alcalá y terminó acordándose de la soleá apolá del maestro Fosforito. Después hizo unos caracoles muy vibrantes y ajustados de compás y cerró por el cante por el que fue Premio Nacional en Córdoba, la Serrana, que acometió, sin templarse por livianas, terminándolas con el macho y la siguiriya de María Borrico con gran seguridad. Calderito, genial en toda la noche, con un acompañamiento perfecto y flamenco. Fantástico.
En la segunda parte, Rafael salió a por todas, comenzando por esos cantes tan duros de las Minas, por tarantos, cartagenera y murciana. Siguió con un romance por bulerías dedicado a García Lorca y después hizo una milonga muy musical y flamenca. Y en la hora de la verdad, se cuadró por siguiriyas y dio lo mejor de la noche con tres estilos rematados por cabales y después a gusto y valorado, se paró en un grito desnudo, por derecho, sin ojana, por tonás y debla en las que alcanzó gran altura. Al final ya con los asistentes entregados nos regaló una serie de fandangos naturales, muy flamencos, con los que se despidió la velada.

En resumen tertulia muy flamenca y completa, de las que hacen afición, que aconsejo a las demás peñas que nos leen, en la que estuvimos acompañado por el presidente de la Asociación de Arte Flamenco de Badajoz, Idelfonso Castaño y el amigo Ramón Matilla y el expresidente de la Peña la Encina de Badajoz, Pepín Rodas, con sus respectivas, con los que habíamos estado en la matanza- encuentro de Badajoz, Almonte y Jerez, en la peña don José Pérez de Guzmán de Jerez de los caballeros. ¡Salud y libertad, flamencos!.


PACO ZAMBRANO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario