miércoles, 29 de febrero de 2012

JAVIER CONDE "LLEVO A LA GUITARRA TODO LO QUE SUENA"



Si con 15 años uno se lleva el Bordón Minero, en el XLIV Festival Internacional del 'Cante de las Minas' en La Unión, Murcia, ya tiene que torcerse mucho el camino para no convertirse en un referente de la guitarra. Javier Conde (Cáceres, 1988) va camino de serlo. Acaba de llevarse el reconocimiento de la Asamblea-Congreso de la Asociación Nacional de Críticos, Estudiosos e Investigadores del Flamenco, que le ha otorgado el Premio Nacional de la Critica 'Miguel Acal' en modalidad de Guitarra Flamenca. Atesora primeros premios como el 'Ateneo de Córdoba', 'Paco de Lucena' o el del VI Certamen Internacional de Guitarra Flamenca 'Ciudad de Jaén'. Un currículum apabullante para un guitarrista de una juventud insultante. Durante nuestro encuentro, me dice que esta entrevista es más dura que un trabajo en el Conservatorio, pero me cuesta creerlo. Siempre será más complicado 'lidiar' con una guitarra desde los cuatro años y quedarse dormido con ella en brazos.

-Acaba de recibir el Premio Nacional de la Crítica 'Miguel Acal', ¿cuánto pesa esa responsabilidad?
-Una vez que te premian siempre tienes la responsabilidad, vayas a donde vayas, de hacerlo lo mejor posible. Sobre todo, para que la gente vea que no ha sido flor de un día y que solo gracias a méritos propios lo has conseguido. Desde luego, vaya desde aquí mi agradecimiento a toda la gente que lo ha hecho posible.
-¿Es más honorable un premio cuando se otorga desde la crítica?
-Hombre, tiene un valor diferente. Para mí tiene un significado especial el hecho de que el premio me lo hayan otorgado artistas e investigadores. Siempre es un placer conseguir un reconocimiento. En este caso es la primera vez que consigo un galardón de esta índole y es que generalmente, en muchos certámenes de guitarra, el jurado lo conforman aficionados o un amigo del presidente que 'medio' sabe tocar.
-¿Pone en duda la cualificación de los jurados respecto al flamenco?
-Hay concursos en el que el nivel del jurado es muy bajo y eso conlleva un valor diferente a tu interpretación. Obviamente en los concursos de cierto peso, sí se mira mucho esto: varios guitarristas, cantaores y bailaores responsables de calificar, que son realmente los que pueden valorar de manera mas justa este arte. Se agradece. Tienen otros criterio muy diferente a la visión de un aficionado.
-A nivel de concursos hay varios que son importantes y a los que todavía no descarto presentarme, pero he de reconocerle que, para mí, el mundo de los concursos quedó cerrado una vez que gané el premio de la Minas, el 'Bordón Minero' en guitarra flamenca, uno de los más prestigiosos, si no el que más.
-Con 15 años, ¿uno entiende lo que significa el Bordón Minero?
-Realmente no, no en toda su magnitud, pero sí tenía en mí un significado muy personal. Con once años solo llegué hasta la semifinal y quedé fuera de la final. Recuerdo perfectamente que cuando vi en el papel aquella mañana que aparecía mi nombre, que estaba fuera, me decepcioné mucho. Aquel día mi padre me dijo que me faltaba más bagaje en el mundo de los concursos y los escenarios. Cuatro años mas tarde me volví a presentar con tres o cuatro primeros premios y con mucha más experiencia. Fue cuando conseguí el premio. Resultó ser un 'boom' para mí en cuanto a publicidad, a reconocimiento de mi trabajo, pero respecto a los conciertos tampoco tuvo una repercusión en relación al premio que había conseguido. Pero, mira, poco a poco se van consiguiendo las cosas y la perseverancia muchas veces, ayuda a conseguir los objetivos.
-Usted ha crecido con una guitarra en sus manos, ¿se explica la vida en seis cuerdas?
-Si, todo el día tengo la guitarra y el flamenco en mente. Cuando estoy con mi novia en algún bar, mentalmente estoy intentando sacar los acordes y estructuras de las canciones, aunque resulta complicado si lo haces un fin de semana porque la música en los bares nocturnos no ayudan a este ejercicio. Todo lo que suena lo intento llevar mentalmente a la guitarra, la música de los anuncios también intento sacarla para agudizar el oído, por lo tanto, mi vida y mis pensamientos van con las seis cuerdas. Se parece a la vida: hay que afinarla todos los días, y de vez en cuando hay que cambiarle las cuerdas, ¡como la vida misma! (se ríe).
-¿Qué ha aportado usted a su guitarra, y su guitarra a usted?
-La guitarra me ha aportado todo lo que soy: mi forma de ver la vida y de vivirla. Unos valores y una constancia que me han moldeado. Me ha dado la oportunidad de viajar y de poder ofrecer flamenco, en diferentes lugares, en diferentes países, algo que sin ella no podría haber visitado.
-Con cuatro años se inició en la guitarra gracias a su padre, José Antonio Conde también guitarrista, ¿cómo recuerda la primera vez que tuvo una guitarra en sus manos?
-Sinceramente, no lo recuerdo, pero hay fotos que lo atestiguan, aunque he de contarte que siempre me ha llamado la atención la guitarra. Mi padre compuso una rondeña cuando nací, y parece que yo desde pequeño la bailaba, me movía al compás de la guitarra. Fue algo que llamó la atención a mi padre. Como soy su primer hijo, me asegura que se volcó más en mí una vez que sufrió la lesión..., y de ahí viene todo.
-¿Qué tipo de lesión sufrió su padre?
-Una distonía focal. Anula el libre movimiento de los dedos y en 1992 mi padre la sufrió durante un curso del maestro Manolo Sanlúcar en Córdoba..., casualidades (actualmente Javier Conde vive en esta ciudad cursando sus estudios en el Conservatorio). Él, al no poder tocar como antes y ver que crecía la familia y no poder cuidar de nosotros como él pretendía, se vino abajo. Creo que empezó a recuperarse cuando empezó conmigo, cuanto tenía cuatro años. Tengo 3 hermanos más, y no creas, que también mi padre intentó inculcar la pasión del flamenco en ellos, pero mis hermanos tienen un carácter diferente a mí. Actualmente mi hermano pequeño toca la guitarra eléctrica, yo estoy en segundo en el conservatorio, y nos sigue dando 'la vara' con el estudio. Somos los únicos que tocamos un instrumento en la familia, junto a mi padre.
-¿Qué recuerda de su primer acorde?
-Que dolía mucho al apretar con la mano izquierda..., esa señal que se me quedaba en las dedos no debía de ser bueno.hoy esa marca ya es un callo. Ya han pasado muchos acordes.
-¿Uno puede nacer guitarrista?
-Las condiciones que se tienen que dar son muy angostas, dependen de muchos factores: el entorno, la afición y por su puesto las ganas de cada uno para potenciar todo esto...
-Nunca pienso en el futuro a largo plazo. Las cosas vendrán por si solas, y si realmente merezco estar en un lugar preferente llegará con el tiempo. Cuando tenía once años tampoco pensaba que fuese a tocar en el Líbano o en New York, o que llegaría a grabar con el maestro Manolo Sanlúcar, así que después de esas experiencias, no pierdo el tiempo haciendo cábalas.
-¿Siente que el flamenco le ha robado su infancia?
-No, porque todo lo que he hecho en mi niñez, ahora me beneficia. Recuerdo cuando mi padre me decía: ¡a tocar! y remoloneaba para no hacerlo. Mi padre me hacía juegos para tocar. Recuerdo que tiraba una moneda y el que más cerca quedara del rodapié de la pared ganaba, pocas veces ganaba. El que perdía tocaba...

domingo, 12 de febrero de 2012

FRANCISCO ZAMBRANO "EL FLAMENCO EXTREMEÑO ESTUVO EN NIMES"

A muchos les podrá sorprender el título y la presencia del Flamenco Extremeño en Nimes, pero si reparan en que a esa franja del sur de Francia --que va desde Marsella, con su importante asentamiento gitano de origen español, con Nimes, Arlés y La Camarga, hasta nuestra frontera—llegaron muchos españoles con la depresión que siguió a los locos años veinte del siglo pasado, a los que se unieron muchos más buscando refugio durante y al terminar nuestra trágica guerra civil, no sorprenderá que su población esté compuesta de forma numerosa por hijos y nietos de aquellos emigrantes, que entienden el español y sienten y gustan de nuestras costumbres, de nuestra música flamenca y de la fiesta de los toros.

Y Nimes, ciudad taurina y flamenca por excelencia, acaba de celebrar una nueva edición de su Festival Internacional de Flamenco, que hace la número XXIII. Igualmente todos los años acoge una importante Feria Taurina, con toreros de primera línea, en su magnifico, milenario y bien conservado anfiteatro romano.
El Festival Flamenco de este año ha desarrollado todo un ciclo de conferencias, talleres didácticos, exposiciones, proyecciones de películas y espectáculos, que ha durado, nada menos, que desde el 9 al 21 de enero y en él ha debutado con éxito Extremadura, gracias al convenio de colaboración firmado por nuestra Comunidad, en marzo de 2011, acuerdo mantenido por el actual gobierno extremeño.

El día 20 de enero, primero me tocó a mí, que no era nuevo en esa plaza (había estado en el 2005, en el XXXIII Congreso Internacional de Arte Flamenco, participando en una mesa redonda, con el maestro Fosforito, sobre Los viajeros románticos franceses que escribieron del flamenco y de los toros) hacer el prólogo con la conferencia Extremadura en el Flamenco. Sus artistas. Sus cantes. Traté de poner a los ciudadanos de Nimes en disposición de comprender lo que es Extremadura dentro del Arte Flamenco y prepararles para el espectáculo De Tangos y Jaleos, en estado puro, que iban a degustar por la noche. En resumen, les dije que Extremadura y sobre todo la provincia de Badajoz es territorio flamenco por derecho propio y con más entidad flamenca que la mitad de las provincias andaluzas. Y eso porque no solo recibió y tiene presencia documentada en todas las etapas del flamenco con sus principales artistas, sino porque ha dado artistas en las tres disciplinas del flamenco: el cante, el toque y el baile, algunos de los cuales han alcanzado fama nacional e internacional, y cantes propios o autóctonos de Extremadura: los Jaleos y los Tangos y las creaciones personales reconocidas de Don José Pérez de Guzmán de Jerez de los Caballeros, Pepe El Molinero de Campanario, Manolo Fregenal de Fregenal de la Sierra y Porrina de Badajoz.

Por la noche, el esperado espectáculo flamenco-racial extremeño, De tangos y jaleos, con un lleno total, no defraudó a los asistentes. Descubrieron el flamenco extremeño en todo su jugo, sin mezclas ni modismos, y pudieron observar con asombro como un gitano de Badajoz, de setenta años, de nombre El Peregrino --que muchos tiempo atrás, con 18 años, había sido primer premio internacional de baile por zapateado en Jerez de la Frontera--, transmutaba su ruda apariencia en majestuosa elegancia, cada vez que levantaba los brazos y zapateaba al compás de nuestros cantes. Unos cantes interpretados con toda autenticidad por las voces de Alejandro Vega, el gitano que mejor se queja por jaleos; El Madalena, con sus tangos populares recogidos de la Plaza Alta, (quien además hizo dos grandísimos fandangos de Pérez de Guzmán llevados a ritmo por todo el grupo), y la Kaíta, con su grito desnudo y salvaje que nos recordó, a su forma, los tangos y fandangos de Porrina de Badajoz. Todos capitaneados por la guitarra maestra de Miguel Vargas, el recreador del toque extremeño, que es el director artístico y el alma espectáculo, bien secundado por las guitarras de su hijo, Juan Vargas, y El Nene y la percusión de Quico Suarez.

Fue un día redondo para el Flamenco Extremeño que cosechó, en Nimes, un triunfo rotundo a nivel internacional y que estuvo arropado y apoyado, sin reservas y con categoría, por la Consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, y por su Director de Promoción Cultural, José Antonio Agunde.
Al finalizar, al exigente público de Nimes que vibró y se entregó con nuestro flamenco, y que no dejaba que se fueran nuestros artistas (obligándoles a realizar hasta cuatro bises), Miguel Vargas les dedicó El Emigrante, que compusieron, hace ya algunos años, Juanito Valderrama y Niño Ricardo. Todo el teatro en pie se dejó arrastrar por el entusiasmo, en una velada donde el colofón lo puso una interpretación tan autóctona como El Candil, a ritmo de rumba con toques de guitarras y percusión, y que fue jaleada con palmas por unos espectadores conquistados por el arte extremeño.



EVA SOTO "EL FLAMENCO ES CURATIVO, CURA Y DUELE"

Seguimos con el baile. En esta ocasión, al compás de Eva Soto (Badajoz, 1974). Bailaora habitual de la Familia Vargas no pierde el paso en grandes aventuras, ni en grandes metas y prefiere seguir ajustando el baile sobre los tablaos conocidos, rodeada de artistas como Jesús Ortega del que habla como un auténtico mentor. Un mecenas que arropa, alivia y enseña a las que como ella han hecho del baile, una forma de vida. Jesús, el amigo de la infancia que agarraba la mano de Eva al cruzar la calle, para vadear peligros hasta llegar a la Academia de Flamenco, sigue junto a ella. Han pasado los años, pero no se han soltado el uno del otro. Ahora es Eva Soto la que aprieta fuerte la mano del bailaor. Un alivio en el competitivo mundo del baile al que no para de agradecerle el cariño, la atención y la confianza. Un 'empuje' para salir luchando.
-Dejó de bailar tras el nacimiento de sus dos hijos. Ocho años sin acercarse 'al tacón', ¿por qué volvió?
-¡Ay!, fueron ocho años muy, muy largos. Volví, primero, porque aunque no quería reconocerlo, lo necesitaba. Un 'rinconcito' de mi estaba aletargado, y sabía que necesitaba despertar para estar completa, necesitaba un 'empujoncito', hasta que gracias a Dios me lo dio Antonio Díaz, el primer guitarrista con el que trabajé y del que aprendí mucho. Le llevo en mi corazón y le echo mucho de menos, ya que falleció. El otro empujón fue de Jesús Ortega al que le debo muchísimo, tanto artística, como profesionalmente. Es mi mejor amigo y mi mejor maestro.
-Cuando una se convierte en madre, ¿cambia en algo su baile?, ¿se siente de otra manera?
-Si, claro que si. A mí me cambiaron algunas cosas pero sobre todo ese sentimiento hasta entonces desconocido, que por supuesto también aflora en el baile. Mis hijos son lo mejor que me ha pasado en la vida. Ellos son lo primordial porque en mi caso, antes era el flamenco. Era a lo único que me dedicaba a todas horas. Ya eso cambió. Mis hijos Toni y María son los primero. A veces les pregunto: ¡ay!, ¿queréis que mamá deje el baile, los viajes, estudiar...? y ellos me dicen: ¡no mami!, naciste para esto y nosotros te queremos ver en el escenario. He de confesar que una suspira y se queda más tranquila, ¡uf! ¡los adoro, Dios mío!.
-¿Quién guía su carrera?, ¿la intuición o sus pies?
-Soy una mujer intuitiva y arriesgada, pero 'pasito a pasito' es como se van consiguiendo las metas. Ambas cosas influyen.
-¿Es complicado no caer en la tentación de los tablaos 'turísticos'?
-Sí, sí que es complicado, porque en los tiempos que corren necesitamos trabajar, mantener a nuestras familias, pero siempre es mejor renunciar a lo económico y valorar nuestro arte. Eso sí, si podemos claro, porque por otra parte es trabajo y debe mirarse como tal.
-¿Qué hace que una bailaora se convierta en referente?
-Su forma de bailar, el 'patear' el escenario. El conseguir que afloren los sentimientos del público. Pellizcar, pero, ¿sabes? es que a veces ni una misma recuerda lo que hace en el tablao, lo que da sobre el escenario. Es pura magia, una magia que siempre se hace con el respeto del público.
-¿Cual es el primer paso que hay que dar antes de subirse a un escenario?
-Es un trabajo muy, muy duro y para ello, lo primero es que uno mismo respete esas tablas. Estudiar, y dejar atrás lo personal. Una faceta que a mi me cuesta muchísimo. Se aprende con los años María Isabel, no queda otra. En fin, eso es ser artista.
-¿Qué metas se ha marcado en su vida profesional?
-¿Metas?, eso sí. Es importante marcarse objetivos pero las metas van cambiando con la vida. Yo me conformo con el respeto del público, pero sobre todo, con el respeto de mis compañeros. ¿Artista respetado por artistas? Es importante.
FOTOGRAFIA ARNELAS
-¿Cómo entiende el baile una mujer respecto a un hombre?
-Bueno, depende del estilo de la bailaora. En mi caso me decanto por la bailaora femenina, de manos continuamente en movimiento, con una mezcla entre sensual y pícara, aunque hay bailaoras con estilos más sobrios que también me gustan: sus gestos, sus giros, su transmisión. De todas se aprende un poquito.
-Descríbame el cuadro flamenco ideal, en un escenario idílico.
-(Duda) Me conformo con trabajar en un gran teatro, en París por ejemplo, eso sí, pero con mis compañeros, los de aquí, los de la tierra. Con los que llevo trabajando toda mi vida. Hace unos días trabajé en la Sala Doré, aquí en Badajoz con parte de ellos, y, ¡ay!, lo que disfruté...
-¿El baile extremeño tiene alguna característica peculiar?
-Claro que sí. ¿Sabes?, creo que se debe al 'trabajito' que nos cuesta tirar 'pa l'ante', por eso, para mí el baile extremeño tiene tanta fuerza, tantas influencias. Está 'regado' de varias fuentes, ya que todos o casi todos aprendemos y seguimos haciéndolo en diferentes sitios: Sevilla, Madrid, Jerez...etc.
-¿Hay cantera en nuestro baile?
-Pues mira, me voy a atrever: ¡no!, pero no por los artistas, sino porque no tienen oportunidad de formarse y bien. Espero y eso es lo que se quiere conseguir actualmente en el CAB (Centro Artístico de Badajoz), con un trabajo serio y riguroso. Sería una pena que con los buenos profesores y profesionales que hay no funcionara. Extremadura está llena de buenos artistas, y hay que seguir formando a gente.
-¿Qué le gustaría que le preguntaran que nunca le hayan preguntado?
-Mira, buena pregunta. Creo, y no solo yo porque estoy segura de que a muchos de mis compañeros también nos gustaría que nos lo preguntaran, el porqué aún hay puertas que no se abren para el baile flamenco extremeño, en este caso, porqué no tenemos tanto apoyo como en otros campos. ¡Lo necesitamos!, por favor, ¡estamos aquí!.
-¿Qué tiene Eva Soto en el baile que aún no haya sacado a la luz?
-Creo que no me guardo nada, inevitablemente, lo sacó todo hija.(se ríe). No sé hacerlo de otra manera...
-¿Existe la globalización en el baile flamenco?, ¿se puede llegar a un punto en el que todas por moda, o por estética lleguéis a bailar 'igual'?
-No, por favor, que no llegue ese momento, que cada una conserve su estilo, ese con el que cada una ha nacido, no copiemos. Hagamos escuelas diferentes, y por supuesto, lo que siempre digo: aprendamos de todos.
-Trabaja como auxiliar de enfermería en la UCI de un hospital, ¿como recupera el ánimo, la fuerza para volver a subirse a un escenario conviviendo con tanta tragedia?
-¡Ay, no sabes lo difícil que es!. No puedes olvidarte ni de una sola cara, pero bailando desconecto. Me calma, me desahoga, y vuelvo como nueva para seguir cuidando de ellos, con todo lo mejor de mi.
-¿El flamenco es curativo?
-De todas, todas, desde luego. El flamenco cura y duele.

MARÍA ISABEL RODRÍGUEZ PALOP
http://www.hoy.es/v/20120211/sociedad/flamenco-curativo-cura-duele-20120211.html

miércoles, 8 de febrero de 2012

FLAMENCO EN LA PLAZA ALTA 2012


FOTOGRAFIA SCS
El IV ciclo de 'Flamenco en la Plaza Alta' de Badajoz, que tendrá lugar entre febrero y noviembre de este año en las Casas Consistoriales de la capital pacense con las actuaciones de los hermanos Ramón y Antonio Suárez Salazar o Juan Jiménez Salazar entre otros artistas, estará dedicado a los cantaores y palos extremeños.
La teniente de alcalde delegada de Cultura, Paloma Morcillo, ha recordado este lunes que el pasado año el flamenco fue nombrado patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad y ha remarcado que el consistorio pacense apuesta por el mismo en las actuaciones que realiza e impulsa, como este ciclo organizado por la Asociación de Arte Flamenco de Badajoz (AAFB) con el patrocinio del ayuntamiento y la colaboración de Tubasa y Aqualia.
El ciclo, ha informado acompañada del presidente y del secretario de la AAFB, Alfonso Castaño y Antonio Nieto respectivamente, estará dedicado a los cantaores extremeños con seis actuaciones que tendrán lugar los meses de febrero, marzo, abril, mayo, octubre y noviembre a las 20,30 en las Casas Consistoriales situada en la Plaza Alta, "cuna del flamenco" y de "muchos artistas" extremeños.
La edil 'popular' ha confiado y se ha mostrado convencida de la "acogida" que tendrá esta actividad cuya entrada es gratuita hasta completa el aforo, unas 130 personas, y que cuenta con el mismo presupuesto de la pasada edición, 10.200 euros.

Actuaciones

La primera actuación del ciclo tendrá lugar el 10 de febrero con una presentación del panorama del flamenco extremeño a cargo del crítico de flamenco Francisco Zambrano Vázquez, Premio Nacional de Investigación en el Arte Flamenco y autor de la investigación que llevó al reconocimiento y homologación de los jaleos y tangos extremeños como propios o autóctonos de Extremadura. A continuación intervendrá Domingo Rodríguez de la Concepción 'El Madalena' acompañado de los guitarristas Miguel Vargas y Juan Vargas.
El ciclo continuará el 2 de marzo con Juan Jiménez Salazar 'Juan Cantero', uno de los artistas gitanos más representativos de Extremadura después de Porrina de Badajoz y antiguo cantaor oficial del Ballet Nacional, según ha concretado Nieto. Juan Cantero estará acompañado a la guitarra de la familia Vargas.
En abril la actuación será el día 13 a cargo de la cantaora pacense Maite Olivares y del guitarra pacense Francis Pinto y en mayo el día 4 con Pilar Villarejo 'La ratita', natural de Navalvillar de Pela, y Juan Vargas a la guitarra.
Tras el descanso con motivo del verano, el ciclo proseguirá el 5 de octubre con Ramón Suárez Salazar 'El portugués', sobrino y yerno de Porrina, y el 2 de noviembre con Antonio Suárez Salazar 'El Guadiana', hermano de 'El portugués'. Ambos estarán acompañados por las guitarras de la familia Vargas.
Con respecto a los meses veraniegos, Paloma Morcillo ha adelantado que están estudiando la posibilidad de que los patios del Museo Luis de Morales o de la Concejalía de Cultura acojan actuaciones de flamenco en las noches de julio o agosto, idea que ha recibido el apoyo de la AAFB.
De la misma manera, Castaño ha anunciado que el 24 de junio tendrá lugar el 41 Festival de Flamenco 'Ciudad de Badajoz' en el Teatro López de Ayala.

Centro Regional del Flamenco

Por otro lado y a preguntas sobre el actual cierre del Centro Regional del Flamenco, situado en la Plaza Alta y puesto en marcha por el anterior Ejecutivo autonómico, Alfonso Castaño ha explicado que están a la "espera" de que el Gobierno 'popular' de José Antonio Monago destine una partida y a un responsable para dotar de "fondos" el local y que siga en marcha su actividad.
Ha agregado, además, que la asociación que preside también pedirá ayuda al Gobierno extremeño para impulsar clases gratuitas de guitarra y cante flamenco en un local cedido por el Ayuntamiento de Badajoz y situado en la calle Porrina.

domingo, 5 de febrero de 2012

JAVIER CONDE

De vuelta de la Asamblea-Congreso de la Asociación Nacional de Criticos, Estudiosos e Investigadores del Flamenco, celebrada en Marbella, en la que también hemos pasado mucho frio, aunque parezca mentira en esa ciudad tan agradable, llego muy emocionado y contento porque en ella se le ha concedido el Premio Nacional de la Critica Miguel Acal, en modalidad de Guitarra Flamenca y con toda justicia porque es ya uno de los numeros uno de esta disciplina flamenca,a nuestro guitarrista cacereño Javier Conde.
Aunque sé que lo sabreis, ya que se lo comunique nada más que se leyó el fallo en la Asamblea, a él y a su padre y al correponsal de la Agencia EFE en Badajoz, quiero compartir con vosotros mi satisfacción que es doble porque esta era la segunda vez que solicitaba el Premio para Javier, ya lo había hecho en el 2009, para el 2010 y en el 2010, para el 2011 y este año hubiera repetido pero afortunadamente no ha hecho falta.
Mi propuesta estaba basada en la constatación de meritos de Javier Conde, que como sabeis fue Bordón Minero con solo 15 años y ademas es poseedor de otra larga relación de primeros premios del prestigio de Córdoba, Jaen, Jerez...... La propuesta llevaba adjunta su biografia artistica y personal y una serie de criticas recogidas de firmas de prestigio sobre nuestro guitarrista, ademas de la referencia obligada a su pagina web.
Mi felitación a JAVIER y a su padre y a toda la Extremadura Flamenca porque éste es ya el segundo premio Miguel Acal que conseguimos para nuestra tierra y esperemos que con la plantilla de artistas consolidados y jovenes que afortunadamene tenemos triunfando, sin ningún tipo de complejo, por todo el mundo flamenco, sigamos recogiendo merecidos premios y galardones con los que adornar y prestigiar a nuestra Comunidad, desde el arte Flamenco.

PACO ZAMBRANO

sábado, 4 de febrero de 2012

Tertulia en la Peña Flamenca de Fuente de Cantos.- 28-01-2012
En Fuente de Cantos, el 28-01-2012, degustamos las dos formas actuales de exponer el flamenco: La clásica y la moderna.
Efectivamente, en la decana sede de las peñas extremeñas, sita en Esperanza 2, en pleno centro de Fuente de Cantos, pudimos escuchar estas dos formas de interpretar que superviven en la etapa, todavía, de los Festivales y Peñas Flamencas, en la actualidad: la clásica, que comandaron, con el neoclasicismo a partir de 1956, los dos “Antonios” , el de Mairena y el de Puente Genil, en la voz de un veterano cantaor cordobés, Rafael Ordoñez, que tiene el cante sobrio y desnudo, lleno de la verdad de la voz natural, que dio todo un recital, llevando el cante al limite de sus facultades. Rafael es un claro exponente del cantaor, conocedor, largo y completo que no tuvo la suficiente suerte par ponerse en primera línea pero que no desmerece en nada de lo que interpreta. Estuvo acompañado por Luis Calderito, que es un auténtico todo-terreno de lujo, con una guitarra de gran potencia y sonoridad y que tiene la virtud de hacer que lo difícil parezca fácil. Hizo uno de los mejores acompañamientos que recordamos en esta peña, muy valorado por los dos guitarristas locales, Domingo y Manolín.
La moderna, la que abrieron Camarón y Paco de Lucia y Morente, Mercé ….y a sigue con la actualidad de Poveda…., estuvo representada en la voz de un jovencísimo, cantaor de Huelva, Alfonso Corbi, con muy buenas hechuras, con compás, gusto y conocimiento, para su juventud, acompañado por una guitarra moderna, que ya conocíamos, de cuando vino con Rocío Márquez, Manuel Rodríguez, perfectamente ajustado a esa forma de exponer, con dominio de todo el diapasón y sintonizando muy bien con Corbi, en los paradas , silencios y cambios. También con ellos, a la percusión, Pepe Toscano, sobrino del amigo Antonio, que se nos fue en el verano, que utilizó el bongo y el cajón peruano, como hay que hacerlo, sin notarse.

Abrió la tertulia , Alfonso Corbi y lo hizo por malagueñas del mellizo, que remató por rondeñas y abandolao y después de forma muy inteligente, paró el cante y el toque, sabiendo donde pisaba, y concluyó con él fandango de nuestro paisano Pérez de Guzmán, que hizo valiente un fandango folclórico de Huelva , allá por el principio del siglo XX. Siguió con soleá por bulerías y cerro la primera parte con un largo cante por tangos en el que se templó recordando a Morente y con él se entró de lleno en los tangos de Badajoz; después se pasó a Sevilla donde se acordó de Pastora Pavón y del Titi de Triana.
La segunda parte, la abrió Corbi por cantiñas y empezó templándose con la estrofa con las que se terminan las cantíñas (alegrías ) de Córdoba, “…..rosita y clavel”. Después empezó con el tirititran de Ignacio Espeleta por alegrías, para pasar a las romeras y las cantiñas del Pinini, despidiendo el amplio recorrido por cantiñas, que llevaron muy a compás, con el famoso titirimundi.
Cantó después por siguiriyas, y aunque se vació, rematando con el macho de Juan Junquera, para este cante demostró que todavía está verde para alcanzar la fuerza dramática que requiere. Se soltó después por bulerías, también muy a compás, y la remató acordándose del genial, Miguel Vargas Jiménez, Bambino y su “corazón loco”. Y cerró, como no podía ser de otra forma, y a petición, por Huelva, con los fandangos de su tierra. Empezó por el más flamenco, por Rengel y siguió por Valverde, por la capital y se acordó, muy flamenco, de don Paco Toronjo y sin parar se cuadro con entrada por siguiriyas por el Alosno y metió a los socios a cantar el estribillo: “Vente al Alosno niña-…” para rematar con dos fandangos valientes del pueblo de las “comisiones”. Fue un gustado ver la compenetración y el dominio de Manolo Rodríguez, cambiado arriba y abajo, según el fandango y transportando los tonos sin tener que utilizar la cejilla, demostrando el dominio que valoramos al principio. Fue un final muy choquero y flamenco que los asistentes valoraron con sus aplausos. Enhorabuena a Corbi y su acompañamiento.

Rafael Ordoñez, inició su actuación en la primera parte con un largo recorrido del cante por soleá que comenzó por Alcalá y terminó acordándose de la soleá apolá del maestro Fosforito. Después hizo unos caracoles muy vibrantes y ajustados de compás y cerró por el cante por el que fue Premio Nacional en Córdoba, la Serrana, que acometió, sin templarse por livianas, terminándolas con el macho y la siguiriya de María Borrico con gran seguridad. Calderito, genial en toda la noche, con un acompañamiento perfecto y flamenco. Fantástico.
En la segunda parte, Rafael salió a por todas, comenzando por esos cantes tan duros de las Minas, por tarantos, cartagenera y murciana. Siguió con un romance por bulerías dedicado a García Lorca y después hizo una milonga muy musical y flamenca. Y en la hora de la verdad, se cuadró por siguiriyas y dio lo mejor de la noche con tres estilos rematados por cabales y después a gusto y valorado, se paró en un grito desnudo, por derecho, sin ojana, por tonás y debla en las que alcanzó gran altura. Al final ya con los asistentes entregados nos regaló una serie de fandangos naturales, muy flamencos, con los que se despidió la velada.

En resumen tertulia muy flamenca y completa, de las que hacen afición, que aconsejo a las demás peñas que nos leen, en la que estuvimos acompañado por el presidente de la Asociación de Arte Flamenco de Badajoz, Idelfonso Castaño y el amigo Ramón Matilla y el expresidente de la Peña la Encina de Badajoz, Pepín Rodas, con sus respectivas, con los que habíamos estado en la matanza- encuentro de Badajoz, Almonte y Jerez, en la peña don José Pérez de Guzmán de Jerez de los caballeros. ¡Salud y libertad, flamencos!.


PACO ZAMBRANO.

jueves, 2 de febrero de 2012

JESUS ORTEGA "HAY QUE ROMPER MUCHOS TABÚES TODAVIA"

Hay veces que una no descubre al cantaor o al guitarrista hasta pasado unos minutos de la entrevista. Te sientas frente a frente y el artista, que sí lo es desde el principio, desgrana facultades hasta desnudar lo que ofrece en cada escenario. Jesús Ortega no. Jesús (Badajoz, 10 de febrero de 1979) es bailaor hasta sirviéndote en la Sala Doré de la que es socio. Lo lleva a gala. Vive como un bailaor, piensa como tal y no se quita el traje de chaqueta con el que va conquistando a medio mundo, ni en su Badajoz natal. La ciudad que le dio su primera oportunidad y en donde encuentra la fuerza, la vitalidad para embarcarse cada temporada en un nuevo proyecto. Me costó trabajo conseguir cerrar la cita, entre unos y otros compromisos hasta que la 'pataíta' la pegó la que firma la entrevista. Aquí lo tenemos. Hasta para eso fue artista.

-¿Qué hay de la historia de Billy Elliot en su propia historia?, parece que siempre soñó con bailar desde pequeño...
-Todos los bailaores y bailarines desde niño nos hemos sentido identificados con esta película, creo que se acerca mucho a la realidad. Por supuesto que en mi caso fue así, cuando uno siente esa emoción por algún arte en la vida, pasa a formar parte de ti y no puedes desvincularte de eso por más que quieras. No hace mucho que volví a ver la película y me vuelvo a emocionar como el primer día. Uno vuelve a recordar esas ganas, esas cosquillas en el estómago como si de un primer amor se tratara, y es que realmente lo que se siente hacia tu profesión es amor.

-Descubrió el flamenco en Badajoz y supo, sin salir de aquí, que ese sería su compás, la banda sonora de su vida
-Sí, de la mano de mi primer maestro Alfonso. En ese momento sabes que te gusta esa música y la haces parte de tu vida. Se convierte en una inquietud, y cuando pasa a ser necesaria en tu vida es cuando puedes decir que es tu propia banda sonora. Es un privilegio contar con este tipo de banda sonora tan rica y tan viva como es el flamenco, ¡no quiero otra! (se ríe)

-En su primera actuación, en las fiestas de Badajoz, se confundió de hora pero no le importó y bailó solo sobre el escenario. ¿Quien la sigue la consigue?
-Es cierto, llegué cuando todo había acabado... Pero así y todo me subí al escenario y baile para mi, ¡y como si estuviera repleto de público!. Hay una frase que siempre me ha gustado mucho: «Baila como si nadie te estuviera viendo». Es la forma de bailar de corazón, de bailar de verdad. Para conseguir las cosas en la vida hay que trabajar con tesón, ser constante y luchador. Si uno se cae tiene que volver a levantarse y caminar. Creo que es la forma de poder conseguir algo. Luego está también el factor suerte, pero la suerte sin trabajo no vale de nada. Siempre hay que seguir caminando...

-Sus padres le han apoyado desde niño. Era de los pocos varones en la academia de Alfonso 'El Maleno'. Con esa edad, ¿fue difícil para usted?, ¿han cambiado mucho las cosas?
-Tuve el apoyo de mis padres desde el principio, sin ellos no hubiera sido lo mismo. Gran parte de todo se la debo a ellos. Tengo unos padres maravillosos, que siempre me han sabido respetar y comprender en mis ilusiones y decisiones. En clase había pocos chicos, pero ya sabes que en la rama de la danza esto ocurre siempre. Aún sigue pasando en algunas disciplinas, como por ejemplo el clásico, y en las ciudades pequeñas más que en las grandes. La gente ha asociado danza en el hombre con homosexualidad y aún sigue pasando en muchos sitios, y parece que eso hace que algunos niños no se animen a bailar. Y nada más allá de la realidad. En la danza hay de todo como en cualquier otro tipo de trabajo. Hay que romper muchos tabúes todavía.

-¿Le da vértigo el éxito?
-Me da vértigo las alturas y me considero una persona con los pies en la tierra. En este mundo del flamenco hay que saber estar en todos lados. Lo mismo hoy trabajas en el Palacio de Congreso de París para cuatro mil personas, y mañana en un tablao para cincuenta. También hay momentos para estar en los escenarios y otros para la enseñanza. Creo que el éxito es estar involucrado en el flamenco, y poder vivir de esto dignamente.


-¿Los sueños se hacen realidad?
-En mi caso puedo decir que si. Pero no hay que dejar nunca de soñar y tener ilusiones.
-¿Qué tiene el flamenco que engancha tanto a quien se para a escucharlo?
-El flamenco tiene esa magia que ni se puede explicar. Es un cóctel de sentimientos que emocionan a las personas que lo están viendo. Si se pudiera explicar dejaría de ser magia.
-Coménteme, ¡cómo se baila ante el príncipe Carlos de Inglaterra!, ¿entendieron el baile?, ¿qué sintieron y qué sintió usted?
-Para mí ha sido todo un honor poder bailar para personajes públicos como Camila Parker y la Duquesa de Alba. Camila salió fascinada. Comentaba que era la primera vez que veía flamenco en vivo y en directo y se emocionó. En el caso de la Duquesa de Alba ya sabemos que es fanática de este mundo. La verdad es que fue un día muy especial en mi vida artística, y que recordaré siempre.
-Comentan que el silencio de Cristina Hoyos durante un casting es sinónimo de estar 'admitido', de ser 'aceptado', ¿qué no pudo callarse usted cuando fue seleccionado para su compañía?
-¡En mi caso fue así! Su silencio significó que estaba admitido en su compañía, de lo contrario no hubiera sido así. Por mi parte creo que no he dejado de estar en silencio aún. Parece que fue ayer, lo sigo recordando y contando con la emoción del primer día.
-Cristina Hoyos es su maestra, su apoyo, su ídolo, ¿es lo más cerca que ha estado de una leyenda?
-Pues la verdad es que sí. Y suerte de estar al lado de una leyenda en vida. Cristina ha marcado mi vida tanto profesional como personalmente. En su compañía he aprendido mucho, no solo de baile , sino de todo lo que conlleva un espectáculo (escenografía, iluminación, dirección...) Ha sido el sueño hecho realidad. Tanto ella como su marido Juan Antonio son parte de mi vida profesional y personal.
-¿Qué hay que saber del flamenco que no se cuenta?
-No creo que haya que saberse algo en el flamenco, que no se cuente. Yo lo que si contaría es que es un mundo muy bonito pero muy sacrificado, como todo lo artístico y cultural y más aún en lo tiempos que corren.
-Su sobrino le confiesa que quiere ser bailaor, ¿cual sería el primer paso?
-El primer paso sería saltar de alegría (se ríe emocionado). Ya tengo una sobrina de nueve años que baila y promete. Me haría mucha ilusión que uno de los varones bailara también. A los niños que les gusta el baile hay que inculcarles que sean aficionados, que se preocupen por escuchar mucho flamenco y ver todo lo que se pueda, por lo menos permitirles conocer este arte.
-Y a usted, ¿es difícil seguirle el paso?
-Bueno.... hay momentos que no soy capaz de seguirme la pista ni yo mismo... (se vuelve a reír)
-Tiene ante usted un baile complicado de ejecutar: la apuesta por el arte desde la Sala Doré, ¿cómo se embarcó en esa aventura?
-Nació por la inquietud de tener un espacio artístico en Badajoz para darle cabida a esos artistas que están luchando tanto. Programamos de todo un poco: danza, música, humor, teatro infantil..., y de todos los estilos. Para un artista es un sueño tener un espacio así, pero no podría haberlo hecho solo. Cuento con el apoyo de dos socios más: Antonio Guerrero (director del CAB, donde imparto clases de flamenco) y de Cristina Hoyos.
-¿Hasta donde le gustaría que le llevaran su baile?
-Hasta el fin de mis días.

María Isabel Rodríguez Palop
http://www.hoy.es/v/20120128/sociedad/romper-muchos-tabues-todavia-20120128.html