lunes, 2 de enero de 2012

EL FLAMENCO SILENCIOSO ;JOAQUÍN PONCE VILA.




Citar a Juan Manuel Prieto, Fernando Herrera, Eduardo tavares, Miguel Fernández, Antonio Díaz, Encarnación Griñón, Luis Silva, Isaac Feijóo, David Cidre, José Antonio Paniagua, Francisco Pinto, José Antonio Conde... puede parecer una lista de nombres inconexos; sin embargo, todos tienen un rasgo común: ser guitarristas y haber formado parte del legado artístico de ese corazón libre, rebelde y flamenco que tenía Joaquín Ponce Vila. Se ha ido en silencio, tan importante en la música, y habiendo construido un boceto arquitectónico en lo referente a la hora de acariciar y hacer expresar una guitarra flamenca. Hombre de firmes convicciones y defensor a ultranza del papel fundamental de la guitarra en el mundo flamenco, su vida inquieta le llevó a desembocar en la dialéctica de tan precioso instrumento, porque es de justicia reconocer que con Joaquín la guitarra flamenca en toda Extremadura marca un hito, un antesy un después, jovial y serio, su vida era el flamenco y quiso dejar antes de marcharse un pedacito de sí mismo, ese pedacito que saboreamos y conservaremos, siempre, todos los que le quisimos y queremos. 24 de diciembre ¿paz en la tierra? No lo sé, llora la siguiriya, pero estoy seguro de que esa noche tuvo y todas las noches tendrá, por la eternidad, un alma tranquila, silenciosa y libre allá donde se encuentre. El alma de D. Joaquín Ponce Vila, Maestro y amigo.

Raúl Fernández Leal.

1 comentario:

  1. ELEGÍA AL MAESTRO

    Si el compás tuviera nombre,
    si nombre la maestría,
    si la guitarra un Quijote,
    serían: Joaquín Ponce Vila.

    ResponderEliminar