miércoles, 26 de enero de 2011

PONENCIA PRESENTADA EN EL XV CONGRESO NACIONAL DE ACTIVIDADES FLAMENCAS, BENALMÁDENA-1987. 2ª PARTE

Por Francisco Zambrano Vázquez

2.-EL TANGO EXTREMEÑO
Cante autóctono gitano-extremeño, que parte de un ritmo común al ritmo TANGOS que es el cante festero por excelencia de los gitanos; es, por tanto, una rama de uno de los CANTES BÁSICOS GITANOS: LOS TANGOS.

Es un cante acompasado, que se caracteriza y diferencia de las otras familias de TANGOS en su riqueza musical, en su variedad de melismas, eh su cadencia lenta alargando mucho algunos de sus tercios y en el cambio de ritmo final parecido al que se produce en el JALEO EXTREMEÑO.

El Tango Extremeño a menudo es mal conocido con el nombre de TANGOS CANASTEROS, sobre todo en Andalucía, quizás porque Andalucía los recibe de la emigración de los gitanos extremeños en las fiestas de ganados preferentemente, y éstos normalmente hacían su desplazamiento en caravanas, utilizando caballerías y tardando bastante tiempo en regresar a su asentamiento habitual, ya que es lógico que aprovecharan más de una feria antes de retornar y el medio de locomoción es evidente que no era muy rápido.

EL TANGO EXTREMEÑO actual es una mezcla de las diferentes formas que se crean en las distintas localidades extremeñas, preferentemente Tierra de Barros con Almendralejo, Villafranca de los Barros y Santa Marta como principales focos, Zafra con su gran fiesta de ganado, Granja de Torrehermosa y Azuaga, Mérida como paso en su feria chica, la Siberia y la Serena Extremeña, etc.; y al igual que en la recreación y formación del JALEO EXTREMEÑO su cuerpo definitivo lo toma en la PLAZA ALTA de Badajoz, lugar como hemos dicho anteriormente de gran asentamiento y de gran trasiego gitano.

EL TANGO EXTREMEÑO, antes de que surgiera la figura del cantaor profesional y coetáneamente con él, se cantaba y todavía se canta en cualquier fiesta gitana a coro, sobre todo las mocitas, y suelen ir haciendo una rueda de parejas en el baile sacándose unos a otros. Las letras suelen ser muy simples, y las estrofas suelen ser de cuatro o tres versos y en éstos suele repetir el primero según la forma del Tango y hacen referencia a cualquier episodio, manifestación o gracia del acontecer diario.

Cantando las excelencias del hombre de sus sueños:
Estoy queriendo a un gitano
con los ojos dormilones
con la cara más bonita
que pueden soñar los hombres.


Expresando un estado de ánimo, en la espera:
Ni me pinto ni me lavo
ni me pongo colorete
hasta que no venga mi Antonio
de la feria de Alburquerque.


Situaciones chocantes diarias:
Tú que vienes telerando
porque vienes de Madrid
si tú eres de Badajoz
y eso no te pega a ti.


Dudas de enamorado:
Te tengo que preguntar
si cuando me ves te alegras
o te sirve de pesar.


Penas de enamorado:
Debajo de esa farola
me estoy quitando una espina
y hasta el corazón me llora.


Simple filosofía popular:
Está visto y comprobao
que el que bebe vino tinto
está gordo y colorao.


Situaciones de incertidumbre ante la vida:
Toa la noche en la escalera
esperando el porvenir
y el porvenir que no llega.


Resultados de conflictos y reyertas, marcados por la ley gitana:
Los hijos de la María
se los llevan al Tardón
sólo por una porfía.


O describiendo simplemente la realidad cruda:
Al entrar en la Picuriña
lo primero que se ve
a los gitanos con cueros
y a los niños sin comer .


Estas letras suelen ser por su temática muy espontáneas, y si en el momento caen en gracia se repiten hasta la saciedad a lo largo de la fiesta y después de cualquier portador que la ha aprendido la repite en otra u otras fiestas y así de unos a otros se van incorporando al repertorio popular y general del TANGO EXTREMEÑO.

En muchos finales las letras suelen ligarse a ritmo bien con un: «Ay lerelerele lereleré» (que también suele utilizarse de inicio para templarse), o bien con «Oh! mare, oh! mare» o con «mira prima, mira prima».

Existen en algunas discografías poco cuidadas y quizá por la ignorancia de las casas productoras títulos tales como: TANGOS PORTUGUESES, TANGOS DE LA PICURIÑA, TANGOS DE LA LUNETA, que como decimos se deben muchas veces a la ignorancia y otras a la particular personalidad de algunos artistas, tales como el genial Porrina de Badajoz que le gustaba bautizar con títulos distintos los mismos cantes, porque en realidad es el mismo TANGO EXTREMEÑO en alguna de su variedad de formas y que nosotros tenemos recogido hasta seis diferentes.

En Portugal los gitanos cantan los mismos tangos por influencia, pero más rápidos, conservan la forma y el aire y la única diferencia puede estribar en la distinta pronunciación del lenguaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario