miércoles, 26 de enero de 2011

PONENCIA PRESENTADA EN EL XV CONGRESO NACIONAL DE ACTIVIDADES FLAMENCAS, BENALMÁDENA-1987. 1ª PARTE

Por Francisco Zambrano Vázquez

A.- CANTES PROPIOS O AUTONOMOS EXTREMEÑOS
     
     1.-  Jaleos Extremeños
     2.-  Tangos Extremeños

B.- CREACCIONES PERSONALES DE ESTILOS DE CANTES, CREADOS POR CANTAORES EXTREMEÑOS.

     1.-  Taranta de Pepe El Molinero
     2.-  Fandango de Pérez de Guzmán
     3.-  Fandango de Porrinas de Badajoz
     4.-  Fandango de Manolo de Fregenal



A.- CANTES PROPIOS O AUTOCTONOS EXTREMEÑOS
LOS JALEOS y LOS TANGOS EXTREMEÑOS.-Cantes genuinamente gitano-extremeños, creados en los distintos puntos de asentamiento de esta raza en Extremadura y posteriormente recreados en torno a la PLAZA ALTA de Badajoz.


1.-EL JALEO EXTREMEÑO
Cante autóctono gitano-extremeño que tiene su origen en el rito-fiesta que en forma de cantes y bailes acompaña a la boda de los gitanos, en el momento en que se considera realizado el casamiento, con la prueba de la «virginidad» y en el que una letra «EL LLELI» se conoce con el nombre de ALBOREÁ. Es un cante acompasado y con un ritmo muy parecido al que es conocido en la actualidad como de bulería al golpe. El nombre de JALEO puede deberse al alboroto que en forma de cante y baile se produce, como manifestación de alegría al conseguirse con limpieza o pureza una boda por el rito gitano.

Creemos que en un primer momento, el ritmo utilizado sería igual en todos los lugares con asentamiento gitano; más tarde con la gestación de los distintos cantes, este ritmo serviría como matriz del cante por SOLEÁ, al solemnizarse, al recibir la impronta personal de los artistas creadores y al tomar contacto con los diferentes elementos musicales subyacentes en Andalucía. En Comunidades aisladas de estas influencias como Extremadura, no puede producirse la evolución, de forma similar a como ocurre en la evolución de las culturas primitivas que nos lleva a reconocer en las postrimerías del siglo xx la existencia de algunas todavía en lugares aislados y se conserva, por tanto, el primitivo ritmo, que irá recreándose y conformándose en torno a la PLAZA ALTA de Badajoz, lugar de gran asentamiento, trasiego y paso de los gitanos y en el que existían grandes y numerosas posadas para caballerías, y que podríamos comparar en cuanto a Extremadura, con el equivalente en la distancia de lo que supuso Triana en el cante con respecto a Andalucía, y así se irá formando este cante con el nombre de JALEO EXTREMEÑO y el aire propio, la cadencia y la acentuación del habla de los gitanos extremeños y sus influencias.

En otras provincias andaluzas, donde tampoco existen cantes propios por SOLEÁ, tales como JAÉN, GRANADA, MÁLAGA, ALMERÍA y HUELVA, creemos que no se mantiene el primitivo ritmo de JALEO, porque la existencia de otros géneros de cantes distintos y propios de gran riqueza y entidad, impiden u obscurecen la conservación de este ritmo gitano primitivo o la evolución de los mismos, más elaboradas en otros lugares y su toma de contacto con estas provincias donde sí habían evolucionado, hacen que se pierdan; peligro que indudablemente estaba corriendo el JALEO EXTREMEÑO, ya que nuestros artistas en MADRID prácticamente lo cantan y lo graban a ritmo de bulerias, debido a la gran influencia y facilidad en la difusión actual de todos los géneros flamencos.

De esta forma la evolución de este primitivo ritmo será solemnizándose a SOLEÁ al igual que el TANGO al solemnizarse y enlentecerse se hace TIENTO, y al aligerarse, al igual que el tango se hace «TANGUILLO» para la chufla y el baile; el JALEO se hace BULERÍA para la burla, la chufla, el baile y la fiesta.

Hay, eso sí, una diferencia en el tiempo de la evolución de la SOLEÁ con respecto al TIENTO, ya que éste es mucho más moderno y esto es lógico, debido a que los cantes de bodas gitanas tenían un carácter reservado a estas fiestas y tienen que buscar pronto la salida en la SOLEÁ; no ocurre así con el TANGO, cante festero por excelencia y que, por tanto, no necesita una celebración especial ni reservada.

En cuanto al TANGUILLO y la BULERÍA, como tienen compás distinto, el tanguillo tiene menos calidad y dificultad y es normalmente considerado género menor y la BULERÍA, aunque también empezó considerándose como género menor, por su dificultad técnica sobre todo, cobra gran espectacularidad y protagonismo en tiempos modernos.

Las formas del JALEO EXTREMEÑO recuerdan en parte al tango extremeño y de hecho en la actualidad se cantan letras de unos y de otros indistintamente, si bien sus tercios son menos alargados y con menos riqueza musical. Tienen una especial cadencia-parada en el último tercio, que rompe el ritmo y hace muy difícil su interpretación.

Las letras del JALEO EXTREMEÑO, aunque como hemos dicho las actuales suelen intercambiarse con las del TANGO EXTREMEÑO, suelen hacer referencias a las bodas:
Ábreme la puerta Peña
que se ha llevao el tío Joaquín
la flor de las Extremeñas.


ya otros ritos de aparejamiento, como los expositamientos:
Esta noche me exposito
mañana por la mañana
me la llevo a Don Benito.


O las fugas, con lamentos o reflexiones al elegir, en la boca de la mocita:
Ay un encajero
madre yo me voy con él
que tiene mucho dinero.


el pretendiente:
El aire le dice al «santo»
que yo me quedo con la chiquirrinina
que la grande tiene amo.


o de los padres:
Ay que por mi puerta pasó
un gitano canastero
que a mi niña se llevó.


Las estrofas suelen ser de tres versos y entre las letras de los mismos, sobre todo entre el penúltimo y el último verso, suelen intercalarse palabras características, tales como «caramba» que aumentan la dificultad en la interpretación sin salirse del compás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario