miércoles, 26 de enero de 2011

PONENCIA PRESENTADA EN EL XV CONGRESO NACIONAL DE ACTIVIDADES FLAMENCAS, BENALMÁDENA-1987. 1ª PARTE

Por Francisco Zambrano Vázquez

A.- CANTES PROPIOS O AUTONOMOS EXTREMEÑOS
     
     1.-  Jaleos Extremeños
     2.-  Tangos Extremeños

B.- CREACCIONES PERSONALES DE ESTILOS DE CANTES, CREADOS POR CANTAORES EXTREMEÑOS.

     1.-  Taranta de Pepe El Molinero
     2.-  Fandango de Pérez de Guzmán
     3.-  Fandango de Porrinas de Badajoz
     4.-  Fandango de Manolo de Fregenal



A.- CANTES PROPIOS O AUTOCTONOS EXTREMEÑOS
LOS JALEOS y LOS TANGOS EXTREMEÑOS.-Cantes genuinamente gitano-extremeños, creados en los distintos puntos de asentamiento de esta raza en Extremadura y posteriormente recreados en torno a la PLAZA ALTA de Badajoz.


1.-EL JALEO EXTREMEÑO
Cante autóctono gitano-extremeño que tiene su origen en el rito-fiesta que en forma de cantes y bailes acompaña a la boda de los gitanos, en el momento en que se considera realizado el casamiento, con la prueba de la «virginidad» y en el que una letra «EL LLELI» se conoce con el nombre de ALBOREÁ. Es un cante acompasado y con un ritmo muy parecido al que es conocido en la actualidad como de bulería al golpe. El nombre de JALEO puede deberse al alboroto que en forma de cante y baile se produce, como manifestación de alegría al conseguirse con limpieza o pureza una boda por el rito gitano.

Creemos que en un primer momento, el ritmo utilizado sería igual en todos los lugares con asentamiento gitano; más tarde con la gestación de los distintos cantes, este ritmo serviría como matriz del cante por SOLEÁ, al solemnizarse, al recibir la impronta personal de los artistas creadores y al tomar contacto con los diferentes elementos musicales subyacentes en Andalucía. En Comunidades aisladas de estas influencias como Extremadura, no puede producirse la evolución, de forma similar a como ocurre en la evolución de las culturas primitivas que nos lleva a reconocer en las postrimerías del siglo xx la existencia de algunas todavía en lugares aislados y se conserva, por tanto, el primitivo ritmo, que irá recreándose y conformándose en torno a la PLAZA ALTA de Badajoz, lugar de gran asentamiento, trasiego y paso de los gitanos y en el que existían grandes y numerosas posadas para caballerías, y que podríamos comparar en cuanto a Extremadura, con el equivalente en la distancia de lo que supuso Triana en el cante con respecto a Andalucía, y así se irá formando este cante con el nombre de JALEO EXTREMEÑO y el aire propio, la cadencia y la acentuación del habla de los gitanos extremeños y sus influencias.

En otras provincias andaluzas, donde tampoco existen cantes propios por SOLEÁ, tales como JAÉN, GRANADA, MÁLAGA, ALMERÍA y HUELVA, creemos que no se mantiene el primitivo ritmo de JALEO, porque la existencia de otros géneros de cantes distintos y propios de gran riqueza y entidad, impiden u obscurecen la conservación de este ritmo gitano primitivo o la evolución de los mismos, más elaboradas en otros lugares y su toma de contacto con estas provincias donde sí habían evolucionado, hacen que se pierdan; peligro que indudablemente estaba corriendo el JALEO EXTREMEÑO, ya que nuestros artistas en MADRID prácticamente lo cantan y lo graban a ritmo de bulerias, debido a la gran influencia y facilidad en la difusión actual de todos los géneros flamencos.

De esta forma la evolución de este primitivo ritmo será solemnizándose a SOLEÁ al igual que el TANGO al solemnizarse y enlentecerse se hace TIENTO, y al aligerarse, al igual que el tango se hace «TANGUILLO» para la chufla y el baile; el JALEO se hace BULERÍA para la burla, la chufla, el baile y la fiesta.

Hay, eso sí, una diferencia en el tiempo de la evolución de la SOLEÁ con respecto al TIENTO, ya que éste es mucho más moderno y esto es lógico, debido a que los cantes de bodas gitanas tenían un carácter reservado a estas fiestas y tienen que buscar pronto la salida en la SOLEÁ; no ocurre así con el TANGO, cante festero por excelencia y que, por tanto, no necesita una celebración especial ni reservada.

En cuanto al TANGUILLO y la BULERÍA, como tienen compás distinto, el tanguillo tiene menos calidad y dificultad y es normalmente considerado género menor y la BULERÍA, aunque también empezó considerándose como género menor, por su dificultad técnica sobre todo, cobra gran espectacularidad y protagonismo en tiempos modernos.

Las formas del JALEO EXTREMEÑO recuerdan en parte al tango extremeño y de hecho en la actualidad se cantan letras de unos y de otros indistintamente, si bien sus tercios son menos alargados y con menos riqueza musical. Tienen una especial cadencia-parada en el último tercio, que rompe el ritmo y hace muy difícil su interpretación.

Las letras del JALEO EXTREMEÑO, aunque como hemos dicho las actuales suelen intercambiarse con las del TANGO EXTREMEÑO, suelen hacer referencias a las bodas:
Ábreme la puerta Peña
que se ha llevao el tío Joaquín
la flor de las Extremeñas.


ya otros ritos de aparejamiento, como los expositamientos:
Esta noche me exposito
mañana por la mañana
me la llevo a Don Benito.


O las fugas, con lamentos o reflexiones al elegir, en la boca de la mocita:
Ay un encajero
madre yo me voy con él
que tiene mucho dinero.


el pretendiente:
El aire le dice al «santo»
que yo me quedo con la chiquirrinina
que la grande tiene amo.


o de los padres:
Ay que por mi puerta pasó
un gitano canastero
que a mi niña se llevó.


Las estrofas suelen ser de tres versos y entre las letras de los mismos, sobre todo entre el penúltimo y el último verso, suelen intercalarse palabras características, tales como «caramba» que aumentan la dificultad en la interpretación sin salirse del compás.

PONENCIA PRESENTADA EN EL XV CONGRESO NACIONAL DE ACTIVIDADES FLAMENCAS, BENALMÁDENA-1987. 2ª PARTE

Por Francisco Zambrano Vázquez

2.-EL TANGO EXTREMEÑO
Cante autóctono gitano-extremeño, que parte de un ritmo común al ritmo TANGOS que es el cante festero por excelencia de los gitanos; es, por tanto, una rama de uno de los CANTES BÁSICOS GITANOS: LOS TANGOS.

Es un cante acompasado, que se caracteriza y diferencia de las otras familias de TANGOS en su riqueza musical, en su variedad de melismas, eh su cadencia lenta alargando mucho algunos de sus tercios y en el cambio de ritmo final parecido al que se produce en el JALEO EXTREMEÑO.

El Tango Extremeño a menudo es mal conocido con el nombre de TANGOS CANASTEROS, sobre todo en Andalucía, quizás porque Andalucía los recibe de la emigración de los gitanos extremeños en las fiestas de ganados preferentemente, y éstos normalmente hacían su desplazamiento en caravanas, utilizando caballerías y tardando bastante tiempo en regresar a su asentamiento habitual, ya que es lógico que aprovecharan más de una feria antes de retornar y el medio de locomoción es evidente que no era muy rápido.

EL TANGO EXTREMEÑO actual es una mezcla de las diferentes formas que se crean en las distintas localidades extremeñas, preferentemente Tierra de Barros con Almendralejo, Villafranca de los Barros y Santa Marta como principales focos, Zafra con su gran fiesta de ganado, Granja de Torrehermosa y Azuaga, Mérida como paso en su feria chica, la Siberia y la Serena Extremeña, etc.; y al igual que en la recreación y formación del JALEO EXTREMEÑO su cuerpo definitivo lo toma en la PLAZA ALTA de Badajoz, lugar como hemos dicho anteriormente de gran asentamiento y de gran trasiego gitano.

EL TANGO EXTREMEÑO, antes de que surgiera la figura del cantaor profesional y coetáneamente con él, se cantaba y todavía se canta en cualquier fiesta gitana a coro, sobre todo las mocitas, y suelen ir haciendo una rueda de parejas en el baile sacándose unos a otros. Las letras suelen ser muy simples, y las estrofas suelen ser de cuatro o tres versos y en éstos suele repetir el primero según la forma del Tango y hacen referencia a cualquier episodio, manifestación o gracia del acontecer diario.

Cantando las excelencias del hombre de sus sueños:
Estoy queriendo a un gitano
con los ojos dormilones
con la cara más bonita
que pueden soñar los hombres.


Expresando un estado de ánimo, en la espera:
Ni me pinto ni me lavo
ni me pongo colorete
hasta que no venga mi Antonio
de la feria de Alburquerque.


Situaciones chocantes diarias:
Tú que vienes telerando
porque vienes de Madrid
si tú eres de Badajoz
y eso no te pega a ti.


Dudas de enamorado:
Te tengo que preguntar
si cuando me ves te alegras
o te sirve de pesar.


Penas de enamorado:
Debajo de esa farola
me estoy quitando una espina
y hasta el corazón me llora.


Simple filosofía popular:
Está visto y comprobao
que el que bebe vino tinto
está gordo y colorao.


Situaciones de incertidumbre ante la vida:
Toa la noche en la escalera
esperando el porvenir
y el porvenir que no llega.


Resultados de conflictos y reyertas, marcados por la ley gitana:
Los hijos de la María
se los llevan al Tardón
sólo por una porfía.


O describiendo simplemente la realidad cruda:
Al entrar en la Picuriña
lo primero que se ve
a los gitanos con cueros
y a los niños sin comer .


Estas letras suelen ser por su temática muy espontáneas, y si en el momento caen en gracia se repiten hasta la saciedad a lo largo de la fiesta y después de cualquier portador que la ha aprendido la repite en otra u otras fiestas y así de unos a otros se van incorporando al repertorio popular y general del TANGO EXTREMEÑO.

En muchos finales las letras suelen ligarse a ritmo bien con un: «Ay lerelerele lereleré» (que también suele utilizarse de inicio para templarse), o bien con «Oh! mare, oh! mare» o con «mira prima, mira prima».

Existen en algunas discografías poco cuidadas y quizá por la ignorancia de las casas productoras títulos tales como: TANGOS PORTUGUESES, TANGOS DE LA PICURIÑA, TANGOS DE LA LUNETA, que como decimos se deben muchas veces a la ignorancia y otras a la particular personalidad de algunos artistas, tales como el genial Porrina de Badajoz que le gustaba bautizar con títulos distintos los mismos cantes, porque en realidad es el mismo TANGO EXTREMEÑO en alguna de su variedad de formas y que nosotros tenemos recogido hasta seis diferentes.

En Portugal los gitanos cantan los mismos tangos por influencia, pero más rápidos, conservan la forma y el aire y la única diferencia puede estribar en la distinta pronunciación del lenguaje.

PONENCIA PRESENTADA EN EL XV CONGRESO NACIONAL DE ACTIVIDADES FLAMENCAS, BENALMÁDENA-1987. 3ª PARTE

Por Francisco Zambrano Vázquez

B.-CREACIONES PERSONALES DE ESTILOS DE CANTES (preferentemente el Fandango), CREADOS POR CANTAORES EXTREMEÑOS

 

1.- LA TARANTA DE PEPE EL MOLINERO

Creada por José Gallardo «Pepe El Molinero» de Campanario, es una bellísima Taranta de superficie, con sones rarísimos que recuerdan los cantes de ida y vuelta de los que «El Molinero» fue un consumado maestro, así no en vano fue conocido en su tiempo por «El Rey de las Colombinas» y que para su interpretación necesita una voz limpia y clara, como la que tuvo el cantaor de Campanario.



2.- EL FANDANGO DE PÉREZ DE GUZMÁN

Creado por JOSÉ PÉREZ DE GUZMÁN y URZÁIZ, terrateniente extremeño de Jerez de los Caballeros, aficionado al cante y a los toros, y que pasa su juventud en Huelva, de donde recoge el aire valiente de su fandango; simplemente aficionado a cantar no llega a grabar este Fandango que lo ha inmortalizado, pero sí lo hicieron unos amigos cantaores, los artistas flamencos: El Cojo de Málaga y M. Centeno.

El Fandango de Pérez de Guzmán es el resultado, por tanto, de la mezcla de un fandango valiente con aires de Huelva y la dulzura del acompañamiento del aire «abandolao» de Málaga.
Manuel Yerga, siempre ha mantenido que existen dos estilos de Fandango de Pérez de Guzmán, nosotros creemos que se trata del mismo fandango grabado por artista y tiempo distinto, ya que recibido verbalmente difícilmente es repetible la igualdad de un cante.

También mencionaremos que no estamos de acuerdo en absoluto con Miguel Espia y Romualdo Molina, que en el librito homenaje a JUAN V AREA, atribuyen el origen del Fandango de Pérez de Guzmán en el cantaor sevillano Rafael Pareja, ya que con toda seguridad anterior a esa fecha que no especifican ya estaba grabado por el Cojo de Málaga y M. Centero.

 


Creado por el genial JOSÉ SALAZAR MOLINA, se fundamenta esencialmente en la particularísima y acaramelada voz de Porrina, que igual rompe sin techo en los altos, que pica en unos inimitables tonos bajos a medio falsete que muy pocos artistas han poseído; por eso el Fandango de Porrina de Badajoz es muy difícil de imitar.De Porrina de Badajoz, cantaor al que en el anterior Congreso dedicamos una ponencia, presentamos una cassette con cantes inéditos al objeto de sufragar un monumento que se inaugurará el día de Reyes 88 en Badajoz; en él se recogen una serie de fandangos de distintos estilos que hablan por sí solos de las etapas de formación y aprendizaje de este artista.


4.- LOS FANDANGOS DE MANOLO FREGENAL

Tres estilos distintos de fandangos creados por el cantaor extremeño con formación y devoción sevillana. Manuel Infantes «El Niño de Fregenal», el del cuerpo y la voz de jilguero, que nos dejaría para la historia del cante dos estilos de fandangos personales al estilo natural, y otro, como su pueblo, a un paso entre Badajoz y Huelva, que nosotros denominamos de «transición» entre el Fandango natural y el de Huelva.

Este Fandango, grabado por el también desaparecido «Pepe Toronjo», hermano y pareja durante muchos años del genial Paco Toronjo, ha sido equivocadamente atribuido a este cantaor choquero y conocido como «El Fandango de Pepe Toronjo», siendo una creación de Manolo Fregenal, y también ha sido grabado en la gran Antología de RCA (nueva) por Manolo Cantarrana con la denominación de Aires de Fregenal en el apartado denominado «Cantes flamencos de la periferia andaluza», que pueden llevar a la confusión a quien no los conociere.
Terminamos diciendo que todos estos cantes, como dije anteriormente, han sido recogidos en la interpretación de los jóvenes valores extremeños, que consiguieron los primeros premios del I CONCURSO NACIONAL DE CANTE EXTREMEÑO que recientemente hemos celebrado, en un disco-álbum que titulamos CANTES EXTREMEÑOS, y que ponemos a disposición de todos los aficionados a través de este Congreso.

3.- EL FANDANGO DE PORRINA DE BADAJOZ

HEREDERO DEL BAILE EN EXTREMADURA

JESUS ORTEGA. EL HEREDERO DEL BAILE EN EXTREMADURA


sábado, 22 de enero de 2011

NOCHE DE EXTREMADURA. BIENAL DE FLAMENCO DE SEVILLA 2010

Diseño: Diego Gallardo López.

Hotel Triana. Noche de Extremadura. Primera parte: Presente y futuro. Cante: Miguel de Tena, Esther Merino, Pedro Peralta, Raquel Cantero, Pedro Cintas. Guitarras: Francis Pinto, Perico de Paula, Juan Manuel, Joaquín Muñino. Baile: La Parreña. Segunda parte: De tangos y jaleos. Cante: La Kaíta, Alejandro Vega, Domingo Rodríguez El Madalena, Paulo Molina. Baile: Antonio Silva El Peregrino. Guitarras: Miguel Vargas, Juan Vargas, El Nene, David Silva. Cajón: Quico.
El pellizco arrebatador con que nos prendió El Peregrino con su baile libertario y estremecedor me obliga a empezar por el final. Este bailaor de cuerpo menudo es ciencia y esencia de los gitanos extremeños, con solo levantarse de la silla rapta toda nuestra atención y es que en él habita ese duende invisible que todos quisiéramos conocer.
Bailó como él baila. Anárquico, instintivo, de frenético zapateado y vigorosos quiebros en esa estructura corporal que parece que se va a romper en cualquiera de las vueltas ¡ole y ole!.
Y el escenario se llenó de artistas. ¡Ojú, cuánta gente!. La primera parte -en memoria de los estilos personales- las voces jóvenes y diferenciadas de los cantaores y de las cantaoras actuales que ha dado esa tierra fértil en artistas flamencos. No se trata de imitar a los creadores de esos estilos, pues cada cual los ejecuta sin impostaciones, con sus propios registros vocales. Aquí no se trata de engañar a nadie, sino de dar lo mejor de cada uno. Con Miguel de Tena disfrutamos de los Fandangos de Porrina, que cuadran perfectamente en su potente y laína voz. Pedro Cintas, con los sentidos fandangos del Niño de Fregenal. Pedro Peralta que nos regaló la grandiosa taranta de Pepe el Molinero. Esther Merino, con la rotundidad de su garganta, los Fandangos de Pérez de Guzmán. Y Raquel Cantero interpretó deliciosamente las increíbles colombianas de Pepe el Molinero. ¡Ahí es na lo que echaron por la boca! Todo ello adobado con el acompañamiento de cuatro guitarras de las que sobresalieron las ejecuciones de Francis Pinto y Perico de Paula. Para culminar la perfección de la cuadratura flamenca, el baile de Carmen La Parreña, estampa torera de rosa y oro, con su chaquetilla ceñida y su camisa blanca, pintó la estética visual de los tangos con el acompañamiento de estas cinco voces de lujo.
Un descansito y paso a la segunda parte. La tradición, el rito-fiesta de los gitanos extremeños por tangos y jaleos. Bonita estampa con las guitarras presidiendo el escenario y los cantaores a los lados. Brilló en su intervención la guitarra de Miguel Vargas con sus picados y floreados perfectistas para los tangos y jaleos, mientras disfrutábamos del cante desgarrado de La Kaíta, gitana visceral donde las haya, el roce sonoro de Alejandro Vega, la sobriedad de El Madalena y el ímpetu de Paulo Molina. Cuatro artistas de profundo sentimiento para el baile de El Peregrino que esperaba en su silla para sorprendernos en cualquier momento ¡Y vaya si lo hizo!. No había más tiempo y la ronda de tangos que debía rematar con el baile no dejó lugar a que todos los artistas se lucieran. Lástima, porque la cosa ya se había puesto a pedir de boca
.
Por Arjona.

miércoles, 19 de enero de 2011

ENTREVISTA A ESTHER MERINO

En el cante, más importante que la voz es la humildad

Esther merino junto a la estatua de Porrina de Badajoz ubicada en la Plaza de la Soledad de Badajoz.|PAKOPÍ
La mujer ha aportado y sigue aportando mucho al flamenco"
"¿Y todo eso me vas a preguntar?» Esther Merino (Gévora, 1984) abre los ojos, te mira directamente y se echa a reír. Si esta cantaora encara su vida artística como la vida, podemos olvidar a la joven promesa para dar la bienvenida a la artista. Con todo este arte delante, la redactora no puede más que sonreír ante la espontaneidad de la cantaora pacense. Una joven que guarda en su garganta el secreto de los cantes extremeños y de un abanico de registros que la convierten en una de las artistas más completas del flamenco actual. Pero si ella es dueña de su cante, también lo es de sus silencios, y tras el arranque inicial se repliega en la artista y ya no sabemos distinguir a la joven Esther de la cantaora extremeña. Desde septiembre, es profesora. Tiene una academia de cante en Gévora «con muchos alumnos que están dispuestos a aprender todo lo que les des y más». No es su primera experiencia como docente. Comenzó con la escuela itinerante por diferentes peñas flamencas de la región, a través de la Federación y esa experiencia le puso en el camino de la docencia. En Gévora lleva dos años y como ella misma cuenta 'está muy contenta' porque «se aprende mucho de los alumnos, aunque estén empezando, a todos los niveles: personal y profesional».
Esther Merino canta y estudia flamenco. Consiguió una beca a través de la Diputación de Badajoz para ir a estudiar a la Fundación Cristina Heeren a Sevilla, una de las escuelas de flamenco más prestigiosas a nivel internacional. No todo quedó ahí. En la misma Fundación consiguió otra para seguir ampliando sus estudios.
-¿Cómo fue la experiencia?-Para mí la única y la mejor que he podido tener. He aprendido todo lo que sé allí, al margen de lo que sigo estudiando cada día. Cuando llegué, lo hice cantando por Remedios Amaya y por Niña Pastori. En ese momento no sabía más de flamenco y salí de allí conociendo lo que era una soleá por bulerías, una siguiriya, una granaína… Todo eso lo he aprendido allí.
-¿Se canta diferente por intuición que por conocimiento?-Yo empecé con una voz de adolescente. De una niña de 15 años. Cuando tú adquieres un conocimiento de esos cantes..., yo por ejemplo pongo diferente voz para una siguiriya que para una granaína. Modificas totalmente la voz, para ponerle a cada cante el sentimiento que necesita.
-¿Tiene tantas voces como palos de flamenco?-(Se ríe abiertamente) Ojalá, no tantas pero algunas sí.<
-Es la única mujer que ha ganado un premio por siguiriyas en el prestigioso Festival del Cante de las Minas de La Unión, en Murcia. Al margen de su capacidad, ¿por qué crees que han tardado tanto tiempo en darlo a una mujer?-Al tercer año de participar en el Festival ha sido cuando me he llevado el primer premio por siguiriyas. Respecto a ser la única mujer, la verdad, no lo sé. Personalmente me siento muy orgullosa de ser la primera mujer en 49 años que se haya llevado el trofeo. Creo que le puse muchas ganas. Estuve casi todo el año preparándome no solo para la siguiriya sino para los cantes mineros, y creo que ese esfuerzo con muchísimas ganas y sin los nervios, fueron la clave. Los nervios traicionan muchísimo y yo creo que esa noche los duendes me acompañaron y estuvieron conmigo. Ahora lo que tengo son muchas ganas de volver a traerme una lámpara minera a Extremadura.
-¿Qué palo del flamenco tras el estudio le ha sorprendido más?-Me siento muy identificada con la siguiriya y la bulería. Creo que pueden ser los cantes que me pueden definir personal y profesionalmente.
-¿Por qué?-Ha habido actuaciones en las que me he sentido triste por algún motivo y por bulerías no he sido capaz de cantar, y si lo he hecho, no me he sentido a gusto, al igual que con la siguiriya. Si estamos en una actuación muy alegre y tienes que concentrarte en una siguriya que es algo que duele al cantarlo... el estado de ánimo me influye mucho.
-¿El estado de ánimo es el compás de Esther Merino?-Sí.
-¿Se aprende a ser artista?-Siempre tiene que haber algo, voz, mucha humildad y muchas ganas de estudiar todos los palos del flamenco, que son muchísimos.
-Qué es más importante para ser artista, ¿la voz o la capacidad de escuchar, la humildad?
-Creo que una persona humilde, con capacidad de aprender de los compañeros, de los grandes artistas.
-¿Qué aporta la mujer al flamenco?-Ha aportado mucho y sigue aportando, nuestro sexto sentido también llega a los cantes. Esa delicadeza que tenemos las mujeres se traslada a todos los palos del flamenco. Las propias vivencias las sueles reflejar en esas letras que estás cantando, los hombres también lo pueden hacer, pero nosotras tenemos una mayor capacidad a la hora de transmitir.
-Sus referentes Paquera de Jerez, Carmen Linares, Antonio Mairena, Porrina de Badajoz o Fosforito eran cantaores que no tenían ningún miedo a la hora de desarrollar cualquier cante. Dicen de usted que eres así, que tiene una gran capacidad para interpretar los distintos matices abarcando todos los palos, con ortodoxia y sensibilidad. ¿Cómo se vive con esa responsabilidad sobre un escenario?-Pues con muchos nervios, porque lo quieres dar todo. Que después de una actuación la gente se ponga en pie, que la gente salga de ese teatro , de esa peña con más de lo que esperaba…
-Hay lugares más propicios que otros para encontrar esa magia, ¿verdad? ¿Tienes alguna peña, algún teatro, que te impresione más que los demás?-La Peña Flamenca Cultural de Llerena. Es impresionante el silencio de los aficionados. El encaje de sus olés. El conocimiento que tienen esos socios del flamenco. Llevo tres años yendo a cantar allí y no dejan de sorprenderme.
-En el cante, como en la vida ¿la veteranía es un grado?-Yo creo que sí.
-¿En qué situación se encuentran los cantes extremeños frente a los andaluces?-En Andalucía se tiene un gran desconocimiento de ellos. Para la nueva edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla se ha presentado una noche dedicada a Extremadura. Es un dato con el que vemos que se van dando cuenta de su existencia, de sus registros. Pero más que nada, es puro desconocimiento. Los aficionados andaluces escuchan en un escenario el cante, y saben que es extremeño pero creo, que ellos tienen algún tipo de dificultad para desarrollarlo, para hacer nuestros cantes.
-¿Y por qué cree que ocurre eso?-No lo sé. Pero me da la sensación de que les teme a estos cantes. No sé si es por los melismas que tiene o por el aguante de la respiración. El caso es que solo los extremeños somos los que lo hacemos. Parece que no se atreven
-O sea, que los cantes extremeños para los extremeños.-(Sonríe abiertamente) ¡Eso parece!
-El primer olé de su carrera, ¿a quien o a qué se lo dedica?-A la Diputación de Badajoz. Gracias a ellos tuve la oportunidad de ser quien soy. Me dieron la oportunidad de ir a estudiar a Sevilla. De conocer lo que es el flamenco puro. Sin duda, a ellos.


PINCHA ENLACE DEL PERIODICO HOY

miércoles, 5 de enero de 2011

EXTREMO HONDO

Como extremeño en Madrid, me permito la libertad de erigirme en cronista de un espectáculo flamenco co-protagonizado por otro extremeño, este, mas importante y reconocido:- Juan Antonio Santiago Salazar, zafrense de nacimiento, aunque, muy pronto su familia se traslada a Huelva, al Chorrito Bajo donde empezó a conocérsele como el Extremeño aunque ya venía “rebautizado” por su madre con el nombre de Enrique, en memoria de un tío materno que murió durante su gestación. Actualmente, creo que vive en Utrera.

Enseguida empieza a destacar como cantaor y, por su conocimiento del compás y su rajada y flamenca voz, es reclamado por los mejores bailaores y bailaoras del momento, tales como, Mario Maya, Manuela Carrasco, El Guito, Cristina Hoyos, El pipa....y un larguísimo etc.

Particularmente, las dos últimas veces que he podido disfrutar de su arte ha sido acompañando, mas bien, cantándoles para su baile, a Eva Yerbabuena y a Fuensanta La Moneta, tanto una como otra, dos de las más actuales, personalísimas y mejores bailaoras del amplio espectro flamenco. Porque, calidad y cantidad hay a raudales, siendo optimistas, esperemos que el reconocimiento de la Unesco, posibilite el trabajo para todos.

Enrique, además de cantar “pa tras”en su larga trayectoria personal, no desaprovecha y siempre está dispuesto a ofrecer un recital, al más puro estilo, guitarra y cante, en solitario. Le avalan sus siete discos editados, el último de ellos “Tierra de Barros”          (2006) producido por el guitarrista Pedro Sierra.
Volviendo al espectáculo que nos ocupa,  “Extremo hondo”, es una obra estrenada en Julio de 2010, y en Madrid, concretamente en el teatro Bulevard de Torrelodones en Noviembre del mismo año.
Los diferentes medios de comunicación la han definido como una “experiencia abierta “donde La Moneta le baila al cante de Enrique el Extremeño no, con la intención de demostrar lo bonito que puede quedar el flamenco en un escenario o sencillamente entretener, sino que, inspirándose en el cante de una voz “jonda” invocar la presencia del duende y, ya, con la inspiración conseguida enredar al público en una trama en la que manda y dirige sin ningún género de dudas los ojos, la mirada, ese frenético y magistral movimiento de manos y brazos y esos silencios seguidos de la música que provoca el solo arrastre de los pies de, Fuensanta La Moneta. Porque ella, baila para el cante, cuando comienza se queda quieta, escucha y después baila. Y con mucha más razón en este espectáculo, ya que, por boca de sus propios protagonistas, ha sido creado como reconocimiento y agradecimiento de La Moneta a Enrique por su ayuda durante los principios de la bailaora. En los cuales, reconociendo el arte y la calidad que atesoraba, la llevó con él presentándola en los mejores escenarios.
El espectáculo, en sí, es bastante sobrio, solo necesitan nueve sillas de enea, la guitarra de Miguel Iglesias y la base percusiva de Miguel Fernández “El Cheyenne”.
Con esto le basta y le sobra a la Moneta para demostrar su pura sangre granaína de Sacromonte y sobre todo y principalmente su dramatismo natural, es increíble, como el comentario general una vez acabada la función es:-¿Es posible? “Pero si es jovencísima, parecía más mayor en el escenario.”


Definitivamente, mi consejo es, que, no se debe desaprovechar la ocasión de verles donde quiera que actúen. Es, diferente, sencillo, complicado por la técnica de la bailaora y tan añejo como actual.
Los temas que interpretan durante la actuación son: Romance, caña, cantiñas, abandolaos, minera, malagueña, bulería, serrana, liviana y tientos-tangos.

Como anécdota, contar, que, en Torrelodones, Enrique cantó con un catarro considerable que le obligaba a recortar los tiempos pero que no evitó que después de la función y en “petit comité” se soltara por bulerías y siguiera mandando en la fiesta como el mismo dice.
Por cierto, para la contratación de este espectáculo tenemos detrás a otro extremeño, militante del flamenco, Jacinto González, el cual a través de www. flamencored.com, lo ofrece a quien esté dispuesto a disfrutarlo y darlo a conocer.
Abrazos. Paco García.

                                                                                   Pacolega.

lunes, 3 de enero de 2011

XVI FESTIVAL FLAMENCO DE INVIERNO. II MEMORIAL MARI GARCÍA

La Asociación de Arte Flamenco "Lorenzo Medina" de los Santos de Maimona (Badajoz), junto con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de "Los Santos de Maimona y la Concejalía de Cultura, inician sus actividades flamencas del 2011, con el  XVI Festival Flamenco de Invierno. II Memorial Mari García, que tendrá lugar el próximo 15 de Enero, a las 21:30 horas, en el Teatro Cine Monumental de Los Santos de Maimona