lunes, 27 de diciembre de 2010

NAVIDAD FLAMENCA EXTREMEÑA


LA PROVINCIA DE BADAJOZ CANTÓ POR VILLANCICOS FLAMENCOS.

Con el titulo de NAVIDAD FLAMENCA EXTREMEÑA. La provincia de Badajoz canta por Villancicos Flamencos, el día 20 de diciembre 2010, en el Teatro López de Ayala de Badajoz, hemos celebrado una muestra-recital de villancicos flamencos, que se grabará en directo, para después difundirlo en un CD, que vendrá a cubrir el vacio de interpretación y grabación que sobre los mismos tiene el flamenco extremeño.

Hay que señalar que, hasta la actualidad, apenas cuatro o cinco villancicos flamencos se han grabado por artistas extremeños, pasando además inadvertidos: El Camborio, Felipe Lara, Marelu, la fugaz, en el flamenco, Lola Hisado y un final en villancicos de una grabación de Porrina de Badajoz por bulerías, recogida de la Fiesta de Navidad por bulerías que grabó la Niña los Peines, en La voz de su amo, en 1947. Nos ocurre con ellos, como hasta el año pasado nos ocurría con las saetas: cuando queríamos ilustrar cualquier programa auditando estos cantes, no teníamos referencias en el cante extremeño. De las saetas ya las tenemos con ese CD grabado en directo, también, después de una muestra-recital en el López de Ayala, el 26 de marzo de 2009, que fue todo un éxito y que, de forma similar, se tituló, La provincia de Badajoz canta por saetas.

Francisco Zambrano Vázquez.


Ambas muestras y grabaciones, la que se hizo y esta que ahora se hace, están patrocinadas por la Excelentisima Diputación Provincial de Badajoz y tienen la organización delegada en la Federación de Peñas Flamencas de la Provincia de Badajoz.

Los Villancicos Flamencos, son en primer lugar el resultado del aflamencamiento de los villancicos tradicionales, que de antiguo se han cantado en torno a la celebración de la Navidad, con todo tipo de instrumental, en el repetido compás de ¾, que todos conocemos y que además ya metidos en la segunda década del pasado siglo XX, constituyen una de esas formas mixtas que utiliza el flamenco para su expresión y que normalmente lo hace a través de ese gran saco sin fondo de las bulerías, una de las hojas más modernas de ese gran árbol frondoso que componen el cante flamenco: Bulerías por soléa, cuplé por bulerías, canción por bulerías. Así, hoy decimos, Villancico por bulerías, que fue la primera forma que se utilizó para vehicular, de forma flamenca propia, estos cantes, en la llamada cuna de las bulerías y de los villancicos, entre otras formas del flamenco, Jerez de la Frontera. Pero, con el tiempo, la cosa no quedó ahí y se fue ampliando con otras variantes y así hoy podemos ampliarlo a Villancicos por tangos, Villancicos por rumbas, villancicos por alegrías, Villancicos por fandangos, incluso, Villancicos en forma de nanas.
Al ser el carácter del Villancico alegre y festivo, lógicamente utiliza cantes festeros, rítmicos, alegres y también tiernos como la nana. Se trata del nacimiento de un niño, del Niño Dios. Ese es su contrapunto diferencial con la saeta, que tiene una genealogía similar, aflamencándose, pero después utiliza, como vehículo de expresión, las formas más dramáticos del flamenco, siguiriyas y tonás (debla, martinete, carceleras), porque tiene que dar fuerza a la tragedia más grande del ser vivo, si se quiere la tragedia máxima en el ser humano, que es la muerte. En este caso la pasión y muerte de Jesucristo. Por eso el instrumental que acompaña a los villancicos es bullicioso y ruidoso: zambombas, guitarras, panderos, triangulo… y palmas. Y el de la saeta todo su instrumental son la voz y el silencio.

Simbólicamente la zambomba tiene gran protagonismo en el villancico sobre todo en sus comienzos, de ahí viene, que a este tipo de interpretaciones colectivas o en coro, se le llame en su lugar de origen, Jerez de la Frontera, Zambomba y en Cádiz, para diferenciarse en esa rivalidad de permanente de arte, Zambombá.

Hay un cante asociado también a la Navidad y al Villancico, que se constituyó, por derecho propio en una de las modernas formas del arte flamenco, gracias a la inspiración y fuerza dramática, en una de sus genialidades de majareta, del Niño de Jerez (tan grande como una Torre), tomando como referencia unas letras cantadas, que había oído a los campanilleros de Bormujo. Me refiero a los Campanilleros, que los grabaría tres años después que lo hiciera Manuel, en 1932, la Niña de la Puebla, con letra de su padre, constituyendo uno de los éxitos populares más grandes de la historia del flamenco. El origen de los Campanilleros es distinto al de los Villancicos, está en los auroros, con sus campanillas, pero no voy a pararme en ellos, ya que hay en este mismo numero de la revista La Encina, un magnifico articulo de mi amigo Diego Díez que lo explica con gran acierto. Sí mencionar, que Maite Olivares, hará una versión más moderna de los mismos en esta muestra de villancicos flamencos que hace la provincia de Badajoz.

Igual que ocurrió con las saetas, seleccionamos a siete artistas extremeños, para el cante, tres para el toque y uno para la percusión, buscando la diversidad en la interpretación del villancico (hasta que consigamos que su interpretación se haga costumbre entre los flamencos extremeños), para hacer cada uno, en solitario, dos villancicos, por distintos estilos.

Así , después de un corto ensayo, el pasado día 11 en Fuente de Cantos, para ponernos de acuerdo, en esta noche del 20 de diciembre de 2010, en el López de Ayala, Pedro Cintas, interpretó la “Nochebuena del Gloria”, al modo flamenco tradicional y otro villancico por bulerías, Chiqui de Quintana, dos villancicos suyos, uno por tangos y otro por bulerías, , Maite Olivares, “el padrenuestro” por campanilleros, con una gran carga espiritual y un villancico por tangos, de cosecha propia, Sandra Fernández, uno al modo tradicional flamenco y otro por jaleos, La Ratita, campanilleros al estilo de Manuel Torre y un villancico por romance, Carmen Tena, campanilleros, con acompañamiento, al estilo de la Niña de la Puebla y un villancico por tanguillos y el guitarrista Domingo Díaz Escudero, esta vez como cantaor, una faceta poco habitual en él, a pesar de lo bien que canta, hizo con dos villancicos de su creación, motivo de su inclusión en la muestra, además de su ya señalada calidad interpretativa, uno por alegrías y otro con dos fandangos de Pérez de Guzmán, con una introducción-estribillo por tangos. Todos hicieron, además, en conjunto y a coro, con las guitarras de Francis Pinto, Joaquín Muñino y Juan Vargas y la percusión de Quico Suarez, dos villancicos por tangos, porque como dice este cante: “Porque te lo digo yo - que “pa sonar” bien por tangos - hay que venir a Badajoz”.

Estamos contentos con el resultado de la muestra de villancicos y la acogida del público, que vibró y participó con la variedad y la calidad de los villancicos interpretados y tenemos serias esperanzas de conseguir con esta grabación, al menos el mismo éxito de acogida que con las saetas, dejando, para los que vienen detrás, una muestra de villancicos flamencos extremeños a los que poder recurrir. Nuestro deseo es que, estas muestras, continúen haciéndose y grabándose todos los años, tanto de saetas como de villancicos, con la lógica rotación de artistas de la tierra, ya que afortunadamente, el flamenco extremeño goza de muy buena salud, sobre todo por que tenemos muchos y muy jóvenes artistas.

Por mi parte, con esta Navidad Flamenca Extremeña en forma de muestra de villancicos flamencos de los artistas de Badajoz, que quedará para siempre en el recuerdo, así como: “Canta Badajoz”, “Baila Badajoz”, “Toca Extremadura”, el Homenaje al Niño de Badajoz, el concurso de los Cantes Extremeños y la muestra de saetas, con el CD “La provincia de Badajoz canta por saetas” ……, considero mis sueños cumplidos y por el momento, echo el telón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario