martes, 28 de diciembre de 2010

HOMENAJE AL MADALENA EN FUENTE DE CANTOS


El pasado día 17 de diciembre de 2010, la Peña Flamenca de Fuente de Cantos, tributó un cariñoso y merecido homenaje al cantaor extremeño, Domingo Rodríguez de la Concepción “El Madalena”.
Tal y como estaba anunciado el presidente de la peña, Luís Molina, se refirió a él en la presentación como, “uno de los nuestros” , un referente del cante extremeño y un merecedor del homenaje, por su desinteresada colaboración con la peña en cuantas ocasiones se le ha requerido.

Efectivamente este cantaor de Badajoz, nacido y criado en la Plaza Alta es, junto con La Kaita y Alejandro Vega, un referente del cante extremeño, de Badajoz, que crearon los gitanos extremeños y materializaron, Porrina de Badajoz, el embajador indiscutible y detrás de él a su rebufo, Juan Cantero, la Marelu, El Moro, el Portugués, el Guadiana, etc. Este trío ha sido el puente de trasmisión desde ellos, que conseguido hacer llegar a los jóvenes artistas actuales nuestros cantes, oídos directamente por ellos desde pequeños, en las reuniones, en las fiestas y en los acontecimientos flamencos. Gracias a ellos el cante popular, no grabado, ni enlatado, ha permanecido vivo y nos ha llegado para que puedan recogerlos los que llegan. De hay su obligado reconocimiento.
El Madalena recibió de manos del presidente y secretario de la peña, sendos recuerdos del homenaje, a los que también se sumó la Federación de Peñas Flamencas de la Provincia de Badajoz a la que la peña de Fuente de Cantos está federada desde sus comienzos.
Hubo una mención en recuerdo de Enrique Morente y comenzó el homenaje para el que estaban programados, el interesado y María José Chacón, joven cantaora de la Albuera, ambos acompañados por el guitarrista, Joaquín Muñino.
A María José Chacón, que lleva muy poco tiempo cantando, le hemos notado un gran avance, aunque todavía no está suelta y va muy pendiente de lo que canta. En la primera parte estuvo nerviosa haciendo: tientos, peteneras y una serie de fandangos. En la segunda parte, se le vio con más confianza y demostró su progreso cantando la malagueña de la Peñaranda con fandango verdial, cantiñas, tangos guajiros y un villancico: la Nochebuena del Gloria por bulerías.
Tiene afición y formas, esta aprendiendo la técnica, imprescindible para conseguir eso que llamamos duende. Creemos que cantará bien, porque en poco tiempo ya lo hace a compás, cuando la hay aprendido y se olvide de ella, poniéndole su personalidad y esa tremenda afición que tiene y se le nota.
Se sumaron al Homenaje de forma espontanea, el joven guitarrista fuentecanteño Iván Peña, que hizo granaínas y bulerías y acompañó después a la joven –niña cantaora de Valencia del Mombuey, Silvia Lucas, que hizo con gran fuerza y decisión, los fandangos de Pérez de Guzmán y después una serie de fandangos de Huelva acompañada por Joaquín Muñino. Silvia que está en esa difícil transición del cambio de voz de la pubertad (solo tiene 14 años) se quitó la espina que tenía clavada en Fuente de Cantos, cuando en una anterior actuación tuvo que retirarse por disfonía. Esperemos su progresión porque hechuras, fuerza y afición le sobran, para triunfar en el flamenco cuando cuadre su voz.
Se sumo también el guitarrista, Domingo Díaz, al homenaje al Madalena con sus dos villancicos de cosecha propia: uno por cantiñas y otro con estribillo por tangos, ligado a dos fandangos de Pérez de Guzmán, con los que el día 20 debutaría como cantaor en el López de Ayala en la muestra de villancicos flamencos.
También se sumó al Homenaje el coro El Patio, que llenó el homenaje de alegría con su interpretación por villancicos por rumbas y tanguillos, de la mano del primer presidente que tuvo la peña flamenca de Fuente de Cantos, Jenaro González, que es el único que continua en la brecha de aquel coro de la peña flamenca, decano de los de Fuente de Cantos.
El Madalena, estuvo en su casa, derrochó simpatía y naturalidad y por su especialidad : los tangos de Badajoz y los jaleos, cantó en maestro. Inició con un cante por caracoles, en la primera parte, en la que se le notó una gran compenetración con Joaquín Muñino, con el que ensaya con frecuencia. En la segunda parte se arrimó a lo jondo haciendo, soleá y siguiriyas y después recordando a Enrique Morente, “La estrella” y bulerías- jaleos. Estuvo redondo y como hemos dicho en maestro, cantando por él con muchísima naturalidad y flamenquismo. El joven maestro Joaquín Muñino, como siempre, sobrio, profundo y flamenco, cada día toca con más asiento y cada día que pasa se le nota su gran progresión. Fue el justo acompañamiento del cante incipiente de María José y la maestría del Madalena.
En resumen un emotivo y merecido Homenaje, brillante en lo artístico y que supo sobre todo, a verdad y reconocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario