viernes, 10 de diciembre de 2010

GUADIANA. ENTRE EXTREMADURA Y MADRID

En la ciudad de Badajoz se halla un lugar emblemático para el flamenco, en el que se ha cantado mas y mejor que en ninguna otra zona de Extremadura: “La Plaza Alta”. Allí han crecido muchas familias gitanas, entre ellas las del Tío Juan Toma y la del Tío Música, en el seno de las cuales nacen respectivamente Maca Salazar Molina, hermana de Porrina de Badajoz y El Musiquina, que con el tiempo se unen y se conciben padres de nueve hijos, entre los que vio la luz Antonio Suárez Salazar “Guadiana”, apodo que recibió de su primo Juan Salazar, hijo de Porrina

“Guadiana”, no gozo mucho del cante de su tío, pero si absorbió sin embargo, la esencia del cante extremeño, la esencia de la casa de los Porrina, de la casa de Tía Hipólita, madre del Romillero y abuela de Remedios Amaya y la esencia de la casa del Tío Alejandro el de La Marina, padre de La Marelu, dentro del ambito familiar de esos linajes, se impregno de sus ecos, los cuales se han trasmitido de padres a hijos y hoy son unos de los pilares fundamentales del cante extremeño.

Yo cuando era niño iba al barrio de La Picuriña a cantarle a mi abuela, la Tía Ana, madre del Porra, que tocaba la guitarra, y allí escuchaba cantar a mi tío Manolo, del que Porrina bebió, que era el que mejor cantaba en Badajoz, y escuchaba a la Tía Hipólita, al Tío Alejandro y al Romillero que cantaba por Tangos Extremeños mejor que nadie

Aunque su padre “El Musiquina” es guitarrista, “Guadiana” desde su niñez se destaca por el cante, presentándose a concursos como el de La Plaza Alta, del cual se hace ganador e incluso acompañando a su tío Porrina, para cantar con él en la feria de Sevilla, junto a Pepe Aznalcollar.

En la década de los 70, a fin de buscar el calor de su hermano Ramón y hallar un sitio en los tablaos, se traslada a Madrid con 16 años, sin ser todavía profesional – “que antiguamente, recordemos, para cantar en ellos había que serlo” – incorporándose al cuadro flamenco del “Café de Chinitas”, allí se acomoda y se hace con el prestigio de artistas como el Sordera, Talegón de Córdoba, Enrique Escudero, Luís Habichuela, el Yunque, etc., pasando en los años 80 por el tablao “Torres Bermejas” y otros muchos entre ellos, trabajando también en “Los Canasteros”.

En Madrid saboreo la personalidad del Indio Gitano, de Juan Cantero de La Marelu, y junto con su hermano Ramón, graban un documental para RTVE titulado “Extremadura Jonda”.

Me siento extremeño y amo a Extremadura, y a Madrid le agradezco todo lo que soy en el cante, allí trabaje en los tablaos, cante para bailaores, allí grabe con el Indio, con Cantero y con mi hermano, allí conocí a Camarón de la Isla, lo primero que hice cuando llegue a Madrid fue ir a escucharlo, en el tablao “Torres Bermejas”, donde me lo presento mi hermano en una tabernita que estaba al lado del tablao, manteniendo una amistad que duró toda la vida.”

Sus comienzos estuvieron muy ligados al cante atrás, y ha sido reclamado y venerado por bailaores como La Tati, El Güito, Javier Barón, La Tolea, Manolete, Merche Esmeralda o Antonio Canales. Estos inicios fueron fundamentales para el cante del Guadiana, ya que le permitieron imbuirse de un sentido del ritmo y del compás férreo, dones que le han dotado de un talento y una cabida para cantar por la mayoría de los palos, ofreciendo una sensación en el escenario convincente y segura, que le han convertido en uno de los mejores cantaores del flamenco actual, tanto para el baile como en solitario.

Su colaboración no solo ha sido requerida por bailaores, sino también por cantaores; Camarón de la Isla, por ejemplo, le ofreció colaborar en la mayoría de sus discos, y su compadre , Enrique Morente,- “saco de pilas a una hija del Guadiana”- también le llevo consigo en varios espectáculos nacionales e internacionales. Más recientemente Diego El Cigala y Potito  o guitarristas como Pepe Habichuela, Enrique de Melchor, Tomatito, Vicente Amigo, El Viejín o Paco de Lucía, han solicitado su voz quejumbrosa y personal para embellecer algunos de sus temas.

Como compositor ha sido alabado por sus compañeros de profesión, su rumba-tanguillo “Tu mare tuvo la culpa”, ha sonado en las voces de los hermanos Amador, cuando integraban el grupo de rock-flamenco “Pata Negra”, a la hora de componer Antonio Canales le otorgo absoluta libertad y confió en él para el desarrollo y estructuración musical de muchos de sus espectáculos.

Su obra prima discográfica llega en el año 1999, publicando “Cuando el río suena”, con el sello discográfico Nuevos Medios, donde Guadiana presenta su forma cantaora, augurándose que es un cantaor abierto a otras influencias musicales. En el año 2002 publica para el mismo sello “Brillo de Luna”, donde se ratifica en su forma cantaora y su sello personal.

Tonalidades nuevas que imprime a los cantes, las notas de paso, - “influencias éstas de Enrique Morente y el Camarón de la Isla de la segunda época” – sus volteos ligados en los tonos altos, los alargamientos lineales de los tercios con unas caídas vertiginosas en los finales o sus giros melismáticos de ayes, dan estructura al sello personal del “Guadiana”, por esa forma cantaora reclama y se siente cómodo, con el abrigo de guitarras, como la escuela de Caño Roto, la generación joven de los Carmona, de Manuel Parrilla o Diego del Morao, ricas en tonos melosos y notas de paso, poseedoras de una velocidad y técnica sorprendente que aplican en su forma de acompañar al cante, guitarras que suelen estar muy presentes en las grabaciones del “Guadiana”.

Ha colaborado, por otra parte en diferentes grabaciones con entidad, como “Los Jóvenes Flamencos”, “Directo desde Casa Patas”, con Pepe Habichuela en el disco “Yerbabuena”, e incluso estampando el sabor flamenco a las canciones francesas en la grabación “Chanson Flamenca”.

Sus grabaciones más recientes son con Paco de Lucia en el disco “Cositas Buenas”, con Tomatito en el disco “Aguadulce” y en el DVD “Esencia”, grabado en “Casa Patas”.

En la actualidad aporta su cante a la bailaora Carmen Cortes y esta dedicado al cante p´alante en festivales, circuitos y peñas, reclamando su sitio en el panorama artístico flamenco actual.

Guadiana es pues uno de los más notables artistas extremeños, con una maciza carrera tras de sí, maestro en el acompañamiento al baile, creador de sones nuevos, los cuales aporta con sus pinceladas de voz a las obras de los guitarristas mas prodigiosos del flamenco y a sus propios trabajos trabajos discográficos; admirador de maestros como La Niña de Los Peines, Chacón, Mojama, Mairena, Manuel Torre, Caracol o su tío Porrina, y entusiasta de Enrique Morente y Camarón.

Nos encontramos, ante un artista que es poseedor de una forma personal de cantar, influenciada por el abanico tan amplio de ecos, sones, bailes y ritmos flamencos que ha recibido en su trayectoria vital, abanico que le ha permitido fusionar los sones de Extremadura y los sabores añejos del cante flamenco con las melodías y aires modernos que se mueven actualmente en el flamenco –que es lo mas difícil de encontrar hoy día, pues hay cantaores que son calcos de lo que aprenden-.

Articulo de la Revista Lámpara Minera 2007    
                                                                      Perico de la Paula

No hay comentarios:

Publicar un comentario